webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Candy y su coño cangrejero

Relato: Candy y su coño cangrejero

  

CANDY Y SU COÑO CANGREJERO


 


Lo bueno de escribir relatos eróticos, es la inmensa cantidad
de personas que me envían sus experiencias sexuales vía mail. Ellos no se por
qué causa no los publican directamente.


A mi me fascina redactarles sus historias.


En Martin Soto siempre encontraran a un amigo.


En esta ocasión me escribe Candy desde Ciudad Bolivar-
Venezuela.


Acá le copio su mail:


" Adorado Martín soy una ferviente admiradora de tus relatos,
no sabes cuántas veces me has hecho calentar y me has llevado a la masturbación.


Quiero referirte la vez que tuve mi primera experiencia
sexual.


Tengo 20 años y ya he rodado bastante, me he ensartado mas de
una docena de vergas en mi corta vida.


Sin embargo nunca he podido olvidar a mi primer MACHO, así
con mayúsculas.


Tenía catorce años y me sentía una chica super caliente, me
pajeaba con la ducha, con bolígrafos, con patas de muñecas y hasta con el envase
de un desodorante en forma de pene con el cual me quité el virgo.


No me arrepiento de eso porque así nunca tendría que recordar
al hombre que me desvirgara.


Pero me enamoré cuando ya me había desvirgado solita.


En mi casa siempre estaba sola. Mamá puteando con su amante
nos abandonaba mucho a papá y a mi otra hermana. Papá buscaba compañía con pura
raticas y mi hermana deslechaba a su novio de la universidad.


A mi que no me gustan los muchachitos, sino hombres de verdad
no me quedaba otra opción sino masturbarme hasta que algun maduro se fijara en
mí.


Papá tenía un amigo, lamentablemente casado, que me gustaba
mucho.


De 35 años, moreno y robusto este macho me desvelaba desde
que yo tenía once años.


Pero nunca se iba a fijar en una niñita.


Me trataba como a una sobrina. A pesar que yo me le
restregaba como una gata y me le sentaba en las piernas, nunca me manoseó ni se
sobrepasó conmigo.


Ya de catorce años, aún me gustaba, cada día mas.


La diferencia era que yo tenía cuerpo de mujer y el me veía
con otros ojos.


Yo sabía que le gustaba.


Y no perdía la oportunidad de verlo pícaramente y darle
besitos cerca de sus labios.


Un día en que mamá andaba fuera de la Ciudad revolcandose con
su come muslo, papá tuvo que salir urgentemente por motivos de negocio.


Por telefono le pidió a Ernesto (que así se llama mi
pachucho) que me trajera algo de dinero a mí hermana y a mí, porque él no estaba
en la ciudad.


Sola en mi casa yo tenía un pepino lavadito llevando sol en
la ventana preparandolo para darle mantenimiento a mi vagina. En ese instante
llegó Ernesto.


Salí con un pantaloncito corto de algodón sin pantys abajo ,
una franelita igual sin brasier abajo.


Estaba como quien díce a punto de caramelo.


Me guindé como siempre del cuello de Ernesto, un médico
robusto y alto que parecía boxeador.


El me cargó, sentí sus manos en mis nalgas y me encendí.


Intenté besarlo en los labios y me rechazó.


Lo apreté para que no me bajara de sus brazos.


No te vayas le díje.


El me deposito en el suelo, sentí al roce con su cuerpo la
dureza de su erección.


Mejor me voy Candy. Me díjo.


No por favor, quiero estar contigo- le díje


El riendose me contestó:


-Si se te va la lengua me van a condenar


Lo abracé de nuevo y le díje:


Si me das lo que quiero no lo diría nunca anadie.


Y qué quieres me preguntó?


Con mi mano derecha lo apreté suavemente entre las piernas,
no le quité la mirada de su rostro. Noté que le gustó.


-Quiero hacer el amor contigo le díje.


No hablamos más.


Comenzamos a besarnos y abrazarnos cálidamente.


Sus manos acariciaban mis nalgas y mi espalda.


En segundos me había desnudado.


Recordé que ese día aún no me había bañado y me maldíje por
dentro.


Debía tener esa cuca hedionda.


Ernesto me puso los pezones como dos flechas. Sus dedos
estaban empapados con mi flujo.


El olor a cuca comenzó a inundar el ambiente. Me dio pena.


Pero a él parece que lo volvió esquizofrénico.


Me lanzó al piso y comenzó a comerme ese coño con pasión.


Yo me dejaba llevar, y disfrutaba todo el placer que me daba.


Boca abajo yo, mordía mis nalgas y jugaba con mi ano sacando
y metiendo la lengua, ya me venía en un orgasmo. Fabuloso.


Mamando mi culo sentí dos dedos que entraron profundamente en
mi vagina.


Allí no supe mas de mí.


Comencé a gritar y a culear como una desesperada.


Sentí que mi cuca se prendía y apagaba como luz de navidad.


Estaba volando, cuando me sentó sobre una silla, sacó el pene
mas grueso que yo haya visto personalmente o en videos.


Me lo puso en los labios.


Y solita me lo fui comiendo con desesperación.


Comenzaron a dolerme las mandíbulas.


Me levantó, se puso detrás de mí, y noté como su verga entre
mis piernas me convertía momentáneamente en macho.


Me sostenía debajo de mis axilas.


Me lanzó hacia delante y luego hacia atrás, tratando de
ensartarme en el aire por la cuca.


Como un columpio sentía como su pene fallaba y pasaba
raspando mis muslos ,volvia a mecerme hacia delante , al venir hacia atrás abrí
las piernas ofreciendo el hueco, pero falló de nuevo, la tercera vez abracé mis
rodillas y venía de retroceso ofreciendo culo y cuca.


Que se lo trague el que tenga mas suerte me díje.


Ese pensamiento finalizó con un grito fuerte al sentirme
brutalmente penetrada por el coño.


Los restos de hímen que quedaban se fueron al carajo.


Cargada y clavada me llevo y me colocó sobre la mesa del
comedor.


Yo quedaba a una altura perfecta para el empuje.


Rodillas en la mesa manos sobre el mantel y con una gran
carga dentro de mí sentí que me agrarró por los hombros con cada una de sus
manos.


Y gocé la mejor culeada que me han dado en mi vida.


Comenzó suave, y fue aumentando la fuerza y la velocidad, que
sentí todo mi cuerpo estremecerse ante cada empuje.


Mis nalgas sonaban durísimo cuando el chocaba y clavaba.


Llorando acabé mas de tres veces, el comenzó a venirse. Su
bombeó fue tan rico que noté como mi cuca se contrajo involuntariamente y
atrapando al mastil comenzó a vibrar y temblar.


El pene quedó totalmente atrapado y sin salida.


El comenzó a gruñir y a gritar como un soldado herido.


-Mi cielo eres Cangrejera , tienes la cuca mas divina que he
probado en mi vida.


Después de un buen rato, cuando lo sacó se escucho un ruido
parecido al descorche de una botella de champan.


Un chorro de semen disparado desde mi vagina se lanzo por
debajo de mis muslos y mancharon al mantel.


Esto fue el inicio de un fuerte romance entre Ernesto y yo.


Es mi macho favorito y lo amo profundamente, el sigue casado.


El gran problema es que me declaré ninfómana y soy
coleccionista de vergas.


Ay Martin, lástima que no te tenga cerca de mí para que
pruebes esta delicia.


Chao y publicalo "


 



Relato: Candy y su coño cangrejero
Leida: 882 veces
Tiempo de lectura: 5 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno