webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Intercambio simulado (2)

Relato: Intercambio simulado (2)

  

INTERCAMBIO SIMULADO (2ª PARTE)



Espero hayáis leído la primera parte del relato. Cuando
Luisa, una mujer que no es mi esposa, sino la de un amigo, me acompaña como
pareja a un local de intercambios. En la primera parte conté que habíamos
conocido a Oscar y Sara, recién casados y con ganas de marcha. Dicen aquello de
que segundas partes nunca son buenas, pero estaréis de acuerdo conmigo cuando
terminéis de leer esta, que este no es el caso de una segunda mala parte, porque
lo que ocurre aquí es muy bueno.



Oscar tenía 25 años y mi acompañante, Luisa, se "enamoró" de
él a primera vista aunque ella le sacaba al menos quince años de diferencia.
Luisa haría tiempo que deseaba a un hombre joven, fuerte, sin una pizca de grasa
en la carne, como aquel chico de ojos azules y cabello rubio. Oscar era la
perfección atlética, muy diferente al marido de Luisa. Por mi parte yo me fijé
en Sara, de 22 años, morenita de pelo corto, figura delgada y rostro muy
simpático. Curiosamente me recordaba enormemente a mi mujer en la época en la
que la conocí. Era de risa: si todo salía bien iba a volver a follar con el
pasado; era excitante. No sé si a primera vista nosotros le parecimos a ellos
muy atractivos; imagino que sí, aunque éramos de mayor edad y más maduros que
ellos yo creo que era eso lo que precisamente les atraía. Si en su luna de miel
empezaban con los intercambios ¿hasta donde serían capaces de llegar aquellos
chicos?.



Charlamos un rato y de mutuo acuerdo decidimos iniciar una
relación. No sabíamos cómo pero lo íbamos a intentar. Lo primero era buscar
intimidad, así que decidimos entrar al reservado, a la estancia semioscura de
los divanes que Florian había mencionado y que al parecer estaba en precio de
oferta. Pero con oferta y todo costaba lo que yo ganaba en medio mes. Sin
embargo, aunque sólo entrásemos allí a fumar un cigarro, merecía la pena
pagarlo. Oscar quería pagar de su bolsillo pero yo me negué y le dije que
pagaría yo; sería el regalo de boda de Luisa y mío para ellos. Oscar y Sara
comentaron que esperaban todavía un regalo mayor de nuestra parte y les dijimos
que intentaríamos complacerlos.



La estancia semioscura de los divanes era preciosa y
acogedora. Sin apenas decoración tenía un buen gusto que invitaba a la pasión y
la libidinosidad. Había dos amplios divanes el uno frente al otro con una
disposición pensada para que el intercambio de las parejas se produjese cercano
pero por separado. En medio, una mesita baja de cristal muy bien dispuesta con
champán, copas, preservativos en una cajita y toda una serie de frascos de
vaselina y gel. El suelo enmoquetado, por el que había almohadones y cojines
dispersos sugería acabar haciendo sexo revolcándose a todo lo largo de la
estancia y disponiendo de tu pareja de intercambio o de la tuya propia. A este
respecto me surgía una duda. Yo (así parecía que iba a suceder, y eso esperaba)
iba a follar con Sara, pero ¿lo haría después con Luisa?



Nos acomodamos los cuatro y bebimos champán. Hablábamos de
nosotros, de temas sexuales, sobre los que Luisa y yo contábamos unas serie de
cuestiones sexuales ficticias de nuestra intimidad (pues no existía tal
relación) y ellos, Oscar y Sara, contaban las suyas, por cierto muy interesantes
y excitantes. A parte de eso, no sabíamos o no nos atrevíamos a proceder. La
joven Sara dio el primer paso:



- Luisa – dijo a mi acompañante- ¿quieres verle la polla a mi
recién estrenado esposo?





Por supuesto que Luisa quería, pero casi no le dio tiempo a
contestar cuando la chica le bajó el pantalón y el slip a su marido (los dos
estaban frente a nosotros) y saco su pene semiflácido que empezó a acariciar y a
masturbar suavemente. Lo hizo durante unos minutos.



-Ahora –dijo Sara a Luisa- enséñame tú el de tu marido.



Eso no estaba previsto pero Luisa saco mi pollón erecto. Así
fue cómo la mujer a la que deseaba desde hacía tiempo me puso las manos encima
por primera vez, y al parecer le gustó porque al cogerme la verga le costó dejar
de acariciármela y masturbarme de tanto que le gustaba aquello. Nos mirábamos
Luisa y yo a los ojos totalmente excitados, tanto que me corrí sin poder
evitarlo dejando escapar potentes chorros de semen.



- ¿Vosotros no sois marido y mujer verdad? –preguntó Oscar.


- ¿Cómo has podido saberlo? –dije yo-.


-¡ Joder –dijo él con bastante enfado- se nota en lo que
habéis contado de vosotros y en la manera que esa puta te ha hecho la paja
pedazo de cerdo!



Y sin mediar palabra se acercó a mí y me propinó un puñetazo
en la barbilla que me hizo tambalearme y caer al suelo. Me asusté bastante por
el modo de actuar de aquel bestia. Luisa también se llevó una bofetada y gimoteó
temerosa. Menos mal que Sara intentó calmar a su marido. Yo no entendía porque
se había puesto así, pero los acontecimientos iban a dar un cambio brusco. Oscar
estaba ofendido por el engaño pero a la vez se le notaba excitado. El tío se
quedó desnudo y mostró la orgullosa erección de su polla, ¡ahora os vais a
enterar!
–dijo. Sara, su mujer, le pidió que no nos hiciera daño (¿con qué
tipo de hombre nos habíamos metido allí?). A la vez Sara, comenzó a acariciar a
Luisa con ternura, al tiempo que la desnudaba y le dio un beso en la boca. Luisa
correspondió suavemente al beso, pues consideró que así Sara la protegería de
Oscar. ¿Qué pasaría conmigo?. Me incorporé como pude del suelo y me senté sobre
el diván; en ese momento llegaría lo peor para mi. El energúmeno de Oscar se
aproximó a mi y con los brazos en jarra plantó su polla enfrente de mi cara. Me
temí que me pidiese que se la chupara y no me equivoqué:



- ¡Chúpamela! –dijo autoritario.


- Estás loco – le contesté- no voy a hacerlo.



Entonces, con violencia, me agarró del cabello y puso su
enorme pene sobre mis labios. La zorra de su mujer, Sara, me sugirió que lo
hiciera si no quería que Oscar se enfadase más y cometiese una barbaridad en
aquella estancia. Así que, con algo de asco y sintiendo mucha humillación,
entreabrí los labios y comencé a chupársela un poco. Luisa y Sara nos miraban
interesadas y excitadas, mientras entre ambas no dejaban de besarse y
acariciarse todo el cuerpo. El intercambio no se estaba produciendo en los
términos que yo hubiera deseado, pero la situación no dejaba de ser curiosa. Yo
estaba proporcionando placer a otro hombre. Oscar gemía de gusto y me llamaba
"amor mío" y otras cosas. Mi polla se estaba empezando a empinar de nuevo y ya
no tenía escrúpulo ninguno en meterme la tranca de Oscar hasta el final de mi
garganta. Se la cogí y lo masturbé a conciencia. Ver a las dos tías liadas entre
ellas también contribuía a mi excitación. Después de unos momentos Luisa y Sara
se acercaron y se arrodillaron ante mí para, las dos a la vez, empezar a comerme
la polla a mi. Y Oscar, ante mi ansia chupándole la polla, no pudo aguantar más
y se corrió en mi boca. El semen casi me atragantó porque no supe si tragarlo o
escupirlo. Hice ambas cosas, escupí un poco y otro no tuve más remedio que
tragarlo. Oscar cayó exhausto entre las dos mujeres que seguían chupándomela.
Sara, al ver a su marido sin fuerzas, le obligó a inclinarse ante mi y a que se
metiera mi verga en la boca. Luisa le ayudó. Así que en ese momento fue Oscar
quien me la chupó a mi y lo hizo con tanta dedicación y esmero que al momento me
corrí en su boca. El uno habíamos probado el aparato del otro.



Con aquella experiencia Oscar nos perdonó el engaño. Yo le
dije a él que había estado bien pero que no esperase sexo anal conmigo, yo lo
que quería era follar con su mujer o con Luisa, que a esas alturas ya parecía
haber aceptado mantener una relación conmigo.



Las chicas querían su ración de polla y se acercaron a
nosotros para estimularnos con caricias y besos. Luisa estaba con Oscar y Sara
conmigo. En unos instantes se me puso dura otra vez, pero Oscar no consiguió una
erección y Luisa se sintió tan decepcionada que se arrastró hasta mi. Sara se
sintió molesta, no quería compartirme. Al otro lado de la estancia Oscar nos
miraba con desolación. Me sentí ganador; si él me había humillado al principio,
ahora el humillado era él, pues la dos hembras estaban a mi merced. Me calenté
con Sara, a quien después de lamerle la concha y prepararla se la hundí hasta
los testículos. Gimió y disfrutó como una condenada, y obtuvo sus efervescentes
orgasmos. Yo me retuve, no quise correrme, pues era posible que no consiguiese
una cuarta erección; y como era con Luisa con quien quería disfrutar plenamente,
después de dejar a Sara agotada sobre el suelo, me dirigí a mi objetivo sexual
de los últimos meses y me satisfice todo lo que pude con ella, le hice que
lamiera el pene mientras yo le comía el coño, en un perfecto sesenta y nueve y
posteriormente la puse a cuatro patas y se la metí en su coño desde atrás. Más
de cinco minutos le estuve embistiendo hasta que los dos llegamos al orgasmo y
nos corrimos jadeando como cerdos. Oscar y Sara nos observaban con envidia y con
la baba cayéndosele.



Y así fue mi primer intercambio de pareja. Continuará...


 



Relato: Intercambio simulado (2)
Leida: 870 veces
Tiempo de lectura: 6 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno