webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mostrando a mi novia (2)

Relato: Mostrando a mi novia (2)

  

En cuanto el tren entró en el anden, los pocos que estabamos
esperándolo nos apresuramos a entrar en él para tomar asiento. Mi novia y yo
elegimos dos asientos al fondo del vagón, y en cuanto nos sentamos, ella se
apoyó en mi hombro y se quedó dormida. Llevábamos toda la noche de juerga, y
aquellos asientos de felpa roja parecían el lugar más cómodo del mundo a esas
horas de la mañana.


A pesar de que yo también estaba cansado, no tenía mucho
sueño, entre otras cosas porque desde que había expuesto la noche anterior el
cuerpo de mi novia en aquella página de Internet, no podía dejar de pensar en
todos los comentarios que le dedicarían las decenas de pervertidos que la
viesen. En vista de esto, preferí pasar el rato repasando el rostro de todos y
cada uno de los siete pasajeros que nos acompañaban: al otro extremo del vagón,
tres chicos de nuestra edad se habían hecho con el control de seis asientos y ya
se habían tumbado tranquilamente en ellos, poco más adelante, dos señoras de
unos cincuenta años iban charlando tranquilamente con otro señor de unos
cuarenta. Debían de ser habituales de ese tren. Me hacía gracia el contraste
entre los jóvenes, destrozados por una noche de juerga y aquellas buenas gentes,
tan duchaditos y tal, y tan dispuestos a ir a trabajar. Era la misma historia de
todos los viernes después de un "jueves de verano".


Por último, bastante más cerca de nosotros que del resto de
los pasajeros, se sentó un hombre de unos cincuenta años, pelo cano, aspecto de
trabajador sencillo y aplicado y de buena gente. No sé, me cayó bien nada más
verle.


Y eso que a él, quien de verdad le cayó bien fue mi novia,
porque ya antes de subirse al tren le había estado lanzando unas miradas al culo
nada indiscretas. Tal vez por eso se había situado en un sitio estratégico, lo
suficientemente cerca de nosotros para poder verla a gusto y lo suficientemente
lejos para no dar mucho la nota.


Mi novia, todo hay que decirlo, tampoco le dejaba mucho a la
vista: llevaba una falda vaquera hasta las rodillas con algo de vuelo, pero tal
y como se había sentado y habiendo cruzado las piernas, tan solo enseñaba las
rodillas. Para colmo se había cubierto con su chaqueta a modo de manta, con lo
que se puede decir que terminaba por codificar completamente su anatomía.


El caso es que aún no sé porque lo hice. Tal vez porque me
apetecía, tal vez porque aquel hombre me había caído bien. O tal vez porque ya
empezaba a ser consciente de que me había descubierto una nueva perversión que
se había apoderado completamente de mi libido. Sea por lo que fuere, en cuanto
el tren se puso en marcha, coloqué mi mano distraídamente sobre las rodillas de
mi amada novia.


Al principio, el hombre interpretó aquel gesto como una
advertencia, una censura, así que bajó la mirada rápidamente. Yo me di cuenta y
pensé que si quería hacer lo que me había propuesto debía ser más delicado, aún
así, aproveché la coyuntura para, mediante una pequeña presión, obligar a mi
novia a separar sus piernas sin que el hombre se diese cuenta.


Cuando, al cabo de pocos segundos, el pasajero levantó de
nuevo la mirada no pudo reprimir un ligero mohín de satisfacción al comprobar
como "involuntariamente" mi novia había separado sus piernas. No es que pudiera
verle mucho más, pero supongo que su calenturienta imaginación estría ya
lamiéndole los muslos.


Con un poco de disimulo, comencé a abrir ligeramente las
piernas de mi novia, llegando a separarlas algo más de un palmo. Al hombre este
gesto mío no le pasó desapercibido, como me demostró lanzándome una mirada
extrañada.


Vale, venga, las cartas sobre la mesa, pensé. Le respondí a
su mirada con una sonrisa entre pícara y socarrona y comencé a acariciar el
muslo izquierdo de mi novia, arrastrando tras la palma de mi mano la tela de su
falda. El hombre no supo encajar muy bien sus cartas, al menos al principio,
aunque la visión de la casi totalidad de la pierna de mi novia desnuda le hizo
olvidarse de todo lo demás.


Con sumo cuidado retiré la chaqueta de encima de su regazo y
continué arrastrando la falda hacia la cintura. Al cabo de unos pocos pero muy
tensos segundo, el diminuto triángulo rosa del tanga de mi novia comenzó a
amanecer entre sus piernas.


No sé a que velocidad latiría el corazón de aquel hombre,
pero el mío estaba a punto de estallar. Afortunadamente mi novia tiene, como ya
dije, un sueño bastante pesado, pero sabía que al quitarle la chaqueta, por el
frío, se podría despertar. Y de despertarse me iba a costar mucho explicarle
porque tenía la falda arrebujada en su cintura. Afortunadamente, no se despertó.


Y yo seguí. Y seguí retirando la falda de sobre las piernas
de mi novia, hasta que la reduje al tamaño de un cinturón. Para entonces su
tanga ya era claramente visible, tanto para aquel espectador como para
cualquiera que se le ocurriese pasar por el pasillo en ese momento.


Una vez dejé a la vista el tanga probé con un más difícil
todavía para gusto de mi público: con suma delicadeza, introduje el meñique por
entre la diminuta braguita y la piel de su ingle y comencé a deslizarlo hacia
arriba y hacia abajo, enseñando cada vez más porción del escaso bello que cubría
su pubis.


Ante esta sugestiva visión aquel pobre hombre no pudo hacer
otra cosa que tragar saliva. De hecho yo mismo hubiera tragado también saliva de
haber tenido en mi boca algo de ella, pero no, la mía estaba seca.


Sin embargo, llegado a ese punto no se me ocurría que más
hacer. No le iba a desabrochar la blusa. No sabía como seguir. Hasta que se me
ocurrió como.


Solté con delicadeza el tanga, saqué mi mano de entre sus
piernas, estire el dedo corazón frente a mi boca ante la espectante mirada del
viajero, me lo metí dentro, lo chupé, lo saqué y lo dirigí de nuevo hacía su
conejito.


No me podía creer lo que iba a hacer, pero es que, de nuevo,
ya no era yo mismo. Separé de nuevo la tela del tanga de la piel, esta vez menos
delicadamente, dejando a la vista el principio de los labios de la vagina de mi
novia, y con todo el cuidado que pude, le metí el dedo en dirección a su
clítoris.


Entonces mi novia reaccionó moviéndose bruscamente.


Podéis imaginar el susto que nos llevamos los dos (él y yo).
Sin embargo, hubo suerte: no se despertó. De todas maneras, para mi desconsuelo,
había adoptado una postura que me imposibilitaba para seguir con mi espectáculo,
así que la cubrí de nuevo con la chaqueta, y apoyando mi cabeza en su hombro, me
dejé dormir poco a poco.


Antes de que cerrara los ojos definitivamente, pude ver, sin
embargo, como el hombre, ante la perspectiva del final de la función, se levantó
muy silenciosamente y se encaminó hacia el cuarto de baño del vagón.


Cuarto de hora después llegamos a nuestro destino, y para
entonces el hombre ya no estaba, o tal vez seguía en el baño. No lo sé.


 



Relato: Mostrando a mi novia (2)
Leida: 468 veces
Tiempo de lectura: 4 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno