webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Vanesa y yo (1: La cosa blanca)

Relato: Vanesa y yo (1: La cosa blanca)

  

Yo estaba sentado frente a la computadora, viendo tonterías,
aburrido. Mi madre y su hermana habían salido a comprar los regalos de navidad
para la familia, dejándome encargado del cuidado de Vanesa, mi única prima, la
única nena de la familia.



No tenía correos pendientes, ni nadie conectado en el
Messenger, así que decidí ver paginas pornos. Tenía una larga lista de enlaces
contenientes de fotos y videos muy buenos, y como era de esperarse, a la media
hora de ver folladas, mamadas, corridas etc., los ánimos me subieron a la
cabeza, pero no quería masturbarme.



Estaba viendo un video largo, en el cual salía una chica
rubia, siendo follada al borde de una piscina. "que grande es" escucho detrás de
mí, era Vanesa, que en silencio había estado espiándome. Mi primera reacción fue
correrla, mandarla a jugar en el playstation, pero ella lloriqueó y me pidió que
la dejara ver esos videos conmigo.



Acepté, pero con la condición de que no dijera nada. Ella me
preguntaba todo, a sus doce años no sabía nada. Que si el por que los negros lo
tienen mas grande, por que las mujeres chillan, acaso eso dolía, por que les
chupaban los pechos, como hacían esos hombres para orinar blanco.



Yo le expliqué todo, y en el transcurso de ese tiempo, me
ponía mas caliente, hablando de sexo con una niña. Ella estaba algo alterada, no
comprendía el por qué de muchas cosas, pero yo trataba de explicárselas lo más
fácil que pudiese. En cierto momento me preguntó si yo lo tenía tan grande como
los chicos de los videos, le dije que no, me dijo que quería verlo. No lo pensé
dos veces, me bajé los pantalones y se lo mostré. "pero es diferente" solo dijo
eso, yo le aclaré que también ella debía mostrarme, se sonrojó y casi sale
corriendo, yo le dije que no tenía por que asustarse, sólo era un juego.



Se subió la falda y me enseñó sus braguitas con figuras de
las powerpuff girl, eso me excitó mucho, traté de bajárselas, pero ella no lo
permitió. La dejé tranquila y seguí viendo videos. Ella me dijo que la dejara
tocarme la pija, con gusto acepté. En ese momento veíamos un video de una
adolescente masturbando a dos hombres, para mi sorpresa, Vanesa comenzó a hacer
lo mismo. ¿Así es? Me preguntó, lo hacía algo torpe, pero me gustaba.



"sabes, no es el único que he visto, algunas veces me escondo
tras los arbustos del colegio, y veo a mis compañeros orinando, pero lo tienen
diferente también". Le acomodé la mano para que me hiciera bien el pajazo, me
preguntó que si duraba mucho tiempo para que la cosa blanca saliera, le dije que
de esa manera no salía, teníamos que hacer todo lo que salía en los videos.



Como pude la convencí de que se quitara la ropa, más difícil
fue lograr que me lo chupara, tuve que untarme la pija con ovomaltina para que
decidiera hacerlo. Le dije que ahora le tocaba a ella, no quería pero ya sabía
como manejarla. Tenía apenas vello púbico, cuando le pasé la lengua, me agarró
la cabeza diciéndome que sentía extraño. Armas a tomar, comencé a hacerle sexo
oral, ella se mojaba, poco, pero tenía el cálculo de que no me iba a costar
mucho metérsela. Yo le había dado una vaga explicación de que era un orgasmo, al
rato ella me dijo que había sentido un escalofrío fuerte. Misión cumplida.



Metérsela fue grandioso. Costaba, pero yo paciente, le
introducía mi pija lentamente, la besaba en la boca para que no llorara tanto.
Era algo incómodo, ella estaba acostada a la orilla de la cama, y yo sobre ella.
A todas estas, yo no le había hecho nada en los pezones, entonces comencé a
chupárselos, ella ya entendía por que en los videos lo hacían.



"no te muevas tan fuerte, me molesta" yo le pregunté si le
dolía mucho, ella respondió negativamente. No lograba aclarar eso, hasta que
recordé que ella tomaba clases de violonchelo, y seguro eso le había roto el
himen, es decir, estaba acostumbrada a abrir las piernas. Bendita sea la música
clásica.



Probamos varias posiciones, en cuatro, ella encima, me lo
mamaba, yo a ella. Le gustaba que le lamiese los pequeños y rosados pezones. Ya
no aguantaba, tenía que correrme, con tal, ya sabía que podía follarmela todos
los viernes mientras mi madre y mi tía estuviesen de compras.



Le dije que la cosa blanca ya venía, para mi sorpresa ella me
dijo que quería probar el sabor de la cosa blanca, "pero solo un poco, no como
en los videos, no puedo ensuciarme", la engañe diciéndole que a mi me salía poca
cosa blanca. La senté y acerqué mi pija a su boca. Ella quiso apartarse al ver
que le llenaba toda la boca y chispeaba su cuerpo, mi leche le corría por el
cuello. "no voy a quedar embarazada, ¿verdad?" yo le dije que no, pero que
debíamos guardar el secreto, "umm, esto sabe raro"."¿Podrias chuparme de nuevo?"
"no por allí no, eso duele, no, duele" "suéltame, no debiste echarme esa cosa
dentro, ahora vamos a tener un bebé" yo le aclaré que por el ano no quedaba
embarazada".



Me vestí, no sin antes revisar que mi filmadora haya grabado
todo. Perfecto, ahora tenía mi propio video pederasta. Cuando mi madre y su
hermana llegaron, Vanesa y yo ya estábamos vestidos, comiendo helado frente al
televisor. Si ellas hubiesen llegado diez minutos antes, mi tía habría visto a
su linda hijita mamándome la pija. Ambas madres nos saludan, y mi tía le dice a
su hija: "Vanesita, tienes toda la blusa llena de helado, al igual que la cara"
ignorante mi tía que eso era mi gran corrida en la cara de su hija.



Cuando Vanesa y su madre se despedían, ella se me acercó y me
dijo: "siento como esa cosa blanca se resbala dentro"



 


Pasaron dos semanas y yo no sabía nada de mi joven amante.
Comencé a asustarme. Un viernes, mi madre se despide diciéndome que salía de
compras, que su hermana la esperaba abajo, imaginé que mi tía había sospechado
algo, y nunca más volvería a estar solo con Vanesa.



Sentado frente a la computadora, tocan el timbre, cuando
abro, Vanesa con una amiga del colegio. "ella quiere conocer la cosa blanca".
¿Creen que me negué?


 



Relato: Vanesa y yo (1: La cosa blanca)
Leida: 664 veces
Tiempo de lectura: 4 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno