relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Sora (4)


 


Relato: Sora (4)

  

SORA



PARTE 4 (FINAL)



Sora estuvo por varias horas buscando a Kari y a T.k. sólo
cerca de las 8:30 de la noche se acordó del digivice, pero aun así la portadora
del amor batallaba en localizarlos por el corto alcance del aparato. Ya para las
10 de la noche encontró la señal de ambos digivices, ésta provenía de una
fábrica de químicos a las afueras de la ciudad.


-Por fin los encontré, T.k., Kari. No se preocupen, voy a
salvarlos.


T.k. despierta con un dolor punzante en la cabeza, lo único
que recuerda es haber ido por Kari después de que terminaron las prácticas de
porristas y ambos caminaban por la calle hasta que un grupo de maleantes los
rodearon y a él lo golpearon con algo. Takeru se percata que estaba sentado en
una silla y sus manos estaban amarradas, también se percató de la presencia de
Kari, ella estaba a su lado en la misma situación y con horror vio cómo su
rostro estaba maltratado por golpes; su ojo estaba morado y salía sangre de su
nariz y boca, su blusa fue desgarrada mostrando su busto.


-Veo que ya despertaste, precioso.


Takeru buscó a la persona que le hablaba, pero la tenue luz
iluminaba nada más a la pareja amarrada y dejaba en tinieblas el resto del
lugar. Pero poco a poco fue distinguiendo la silueta de una muchacha que se
acercaba a él. Ésta era de estatura mediana, su cabello estaba totalmente rapado
y con tatuajes "necros" en sus brazos y piernas, estaba vestida solamente con un
chaleco de licra, botines de punta y una minifalda negra, su busto estaba al
aire con un arete en uno de sus pezones. Pero lo que más asustó al niño fue un
pentagrama invertido tatuado en el pecho de la joven. Takeru apartó la vista, no
sólo porque había una mujer semidesnuda delante de él, sino que le daba miedo
esa visión. Sabía que era Tomoko.


-Takeru, Takeru...Mmmm, el hermano de Matt se puso muy bien.


Takeru se puso nervioso al sentir el aliento de Tomoko cerca
de su oído.


-¡Quee...ueee....quieres!


Tomoko disfrutaba el miedo que le tenía el niño.


-Quiero a Sora, la quiero ver a mis pies suplicando por sus
vidas, la quiero romper como rompí a Yuli. Pero lo que más deseo es ver su
rostro de horror cuando vea que sus dos añorados niños fueron violados y
torturados.


-Comenzaré contigo y luego con tu novia.


Lentamente Tomoko comenzó a quitarle el short a Takeru y
cuando él renegó una bofetada cruzó su rostro y ya no habló mas. La muchacha
sujetó el miembro de Takeru y comenzó a lamerlo y chuparlo lentamente y le daba
pequeños pero fuertes mordiscos, provocándole gemidos, con su mano acariciaba y
estrujaba sus testículos. Takeru no pudo más y eyaculó la cara de su violadora.


-Ja.ja.ja...Se nota que es la primera vez que haces esto.
Ahora te daré mas placer.


Rápidamente Tomoko se puso sobre él y colocó el pene de
Takeru a la entrada de su vagina y poco a poco fue penetrándose.


-¡¡¡AHHhhhhhh!!! ¡¡¡Qué rico se siente niño!!!


Tomoko seguía cabalgando sobre Takeru y él sólo gemía y sus
lágrimas bañaban su rostro. Después llegó su orgasmo acompañado de un gemido
fuerte. Kari, que se encontraba desmayada se despierta y ve la escena.


-¡¡¡MALDITA PERRA, DEJA A TAKERU EN PAZ!!!


Tomoko no soportó semejante insolencia y abofeteó a Kari
fuertemente volteando su rostro. Las lágrimas de Kari bañaban su rostro pero
miraba con ira a Tomoko, no le daría ese placer de verla llorar.


-¡¡¡Eres valiente y estúpida niña, igual que Sora, eres
valiente y demasiado estúpida!!!


Tomoko se levantó dejando libre el pene de Takeru, él se
desmaya por la fuerza que aplicó su violadora.


-¡¡Takeru soporta, sé fuerte!!


Kari lloraba amargamente y miraba a su amigo en ese estado,
luego sintió cómo Tomoko desgarraba su falda y su panty.


-¡¡¡Qué haces!!!


Tomoko acercó su boca a la entrada de la vagina de Kari y
comenzó a lamerlo suavemente.


-Lo mismo que le hice a tu novio, linda.


La boca y dientes de Tomoko comenzaron a hurgar la vagina de
Kari y con sus dedos peñiscaba su pezones, las largas uñas de Tomoko abrían la
carne de la portadora de la luz, Kari sólo podía llorar y gemir.


-¡¡¡Sora, hermano ayúdennos por favor....!!!


A las 11 de la noche Sora llegó a lo que parecía un almacén
abandonado, había poca luz en el lugar pero lo suficiente para que ella se
moviera sin problema. El digivice daba la señal que se encontraban dentro,
utilizando toda su destreza posible Sora se fue moviendo por las sombras, su
oscuro la ayudó a moverse libremente. Fue entonces que escuchó gemidos que
hacían eco en el lugar.


-¡Es Kari!-Fue lo que dijo Sora al reconocer los gemidos y
gritos, intuyó que Tomoko la estaba violando, igual que a ella; igual que a
Yuli.


-¡¡¡No voy a permitir que la mates!!!


Sora comenzó a moverse a donde provenían los gritos, se movía
ágilmente entre los barriles viejos y cajas vacías. Minutos después encontró el
lugar de donde provenían los gritos de su niña. Ésta venía de una habitación
cerrada y dos punk de unos 17 años custodiaban la entrada y reían entre sí. A
Sora le importaba muy poco lo que estaban hablando, de seguro era de la
violación masiva que pensaban hacerle a Kari o a Takeru. Sora se armó de valor y
comenzó a buscar algo con que distraer a sus enemigos, encontró una lata de
aceite de considerable tamaño y peso, calculó unos instantes y lanzó la lata en
dirección a la cara de uno de los punk. El pobre muchacho no supo ni que le pegó
cuando la pesada lata se estampó en su nariz, el impacto lo tiró al suelo, su
compañero miró estupefacto la escena y cuando comenzó a buscar de dónde vino el
proyectil, Sora moviéndose como una saeta y armada con la macana golpeó el pecho
del pobre infeliz, éste se dobla del dolor y nuevamente Sora lo remata con otro
golpe en la nuca. El punk cae al suelo desmayado. Sora se asegura que estén
noqueados y comienza a revisarlos, de uno de ellos consiguió una navaja 007, y
del otro una manopla. Guardo ambas cosas y comenzó a abrir la puerta lo más
sigilosamente posible. Cuando Sora abre la oxidada puerta ésta produce un
chirrido leve, la muchacha maldice pero sigue moviéndose. Los gemidos de Kari
dejaron de escucharse, Sora temió lo peor y comenzó a moverse más rápido. La
portadora del amor comenzó a moverse pegada a una pared para entrar en otra
puerta, cuando la abrió, lo ocurrido fue en fracciones de segundos. Del otro
lado de la entrada la esperaba un puño que se impactó justo en su rostro, Sora
se va al suelo con todo, al intentar recuperarse una patada le saca el aire la
joven emite un gemido y comienza a rodar por el suelo, tanto por dolor como para
estar fuera del alcance de su enemigo. Sora se esconde tras unos baldes e
intenta recuperarse, pero dos manos la sujetan de los hombros y la levantan, con
la misma va al suelo. Sora se incorpora y ve con terror a su oponente. Éste era
un muchacho que superaba el metro ochenta y se veía bastante fuerte, de atrás de
él salieron otros 3 punk que traían varillas. Con una orden del punk más grande,
los tres se lanzan contra la pobre Sora y comienzan a apalearla. Sora intentaba
moverse, pero las patadas y golpes le sacaban el aire y abrían su piel
provocándole ardor, segundos después pierde el conocimiento.


Sora no supo cuánto tiempo estuvo inconsciente, pero no fue
mucho al sentir una bofetada que la despierta. La portadora del amor despierta
toda adolorida, no podía abrir su ojo derecho y un dolor punzante proveniente de
sus costillas le calaba el cerebro. Pero aun así pudo ver a su enemiga Tomoko
frente a ella, Sora se encontraba sujeta por dos de los punk que la golpearon.


-¡¡¡Vaya Sora, qué sorpresa que vienes a verme, y veo que
viniste vestida para la ocasión!!!


Sora se dio cuenta que le quitaron toda su ropa dejándole el
traje de baño. Al fondo pudo distinguir a T.K. y a Kari, los dos estaban
desnudos e inconscientes. Las heridas que presentaban ambos asustaron a Sora.


-¡¡¡MALDITA PERRA QUE LE HICISTE A MIS NIÑOS!!!


Tomoko sonreía por la cara de furia y miedo que tenía la
portadora del amor.


-Nada a comparación de lo que te ocurrirá a ti.


Tomoko dio una señal y el resto de los punk se llevaron a los
niños, éstos eran aproximadamente unos quince.


-Llévenselos atrás y hagan con ellos lo que quieran. Bull, tú
también ve. Déjenme sola con mi presa.


El punk más grande y los otros dos que sujetaban a Sora la
soltaron y la dejaron sola con Tomoko. Sora cae de rodillas y el dolor de sus
costillas rotas le ametrallaban la cabeza, pero el odio a Tomoko era mayor.


-Muy bien Sora, tú y yo. No tendremos interrupciones.


Sora esperaba esa oportunidad durante mucho tiempo. Como un
relámpago la niña elegida se lanza contra su enemiga, le propina una patada a la
altura de la rodilla de Tomoko, ésta no se esperaba la nueva velocidad y fuerza
de Sora y va al suelo. Sora salta sobre ella y ambas comienza a darse a golpes y
patadas. Durante el tiempo en que estuvo entrenando tenis y fútbol, Sora estuvo
perfeccionando la fuerza de sus piernas y brazos y ahora provoca fuertes golpes,
pero Tomoko también estaba preparada, sus uñas artificiales laceraban la piel de
Sora y sabía morder en zonas donde la portadora del amor le dolían como los
pezones y la garganta. Si Sora hubiese estado en buenas condiciones,
posiblemente hubiera podido vencer a Tomoko; pero su costilla rota y su ojo
amoratado le provocaban graves penalidades en el momento de pelear. Tomoko lanzó
un "zarpazo" al abdomen de la joven, la piel de Sora se abre y ésta cae al
suelo. Rápidamente Tomoko alza el pie y golpea con la punta de su bota la
espalda de Sora, ésta emite un grito y cae al suelo y Tomoko sigue golpeándola.
Segundos después el cuerpo de Sora estaba manchado de sangre, de su sangre y las
fuerzas parecían abandonarla. Tomoko disfrutaba torturándola pateándola o
mordiéndole los pezones con fuerza hasta casi arrancárselos.


Kari y Takeru son dejados caer al suelo, el portador de la
esperanza despierta y se ve rodeado de punks, a un lado ve a Kari llorando.


-Kari, dime que estás bien.


La portadora de la Luz ve a Takeru y comienza a llorar.


-¡¡¡Takeru tengo miedo...mucho miedo!!!


El joven abraza a su amiga y trata de animarla.


-No te preocupes Kari, no pierdas la esperanza. Saldremos de
ésta.


Takeru hubiera seguido hablando pero escuchó risas por todas
partes, éste se levanta y se pone frente a Kari para protegerla de los
malvivientes que los rodeaban.


-No creo que vayan a salir vivos de aquí niño, Tomoko matara
a la pelirroja y nosotros te acabaremos a ti y disfrutaremos de un buen rato con
la chavalita. ¡Ja.ja.ja.ja.ja....!!!!!!!


El gigantesco Bull se encontraba sentado y la miradas
ansiosas de los punk hacían llorar a Kari. Uno de los punk se pone frente a
Takeru, éste estaba armado con una navaja.


-Voy a matarte, niño.


Takeru sabía que iba a morir, pero intentaría proteger a Kari
con su vida. Ambos oponentes se lanzan uno frente a otro, Kari grita en un
intento de detener a su amigo, pero sólo vio todo en cámara lenta. Cómo Takeru
intentó darle un golpe al punk, pero éste lo desvía y lo arroja al suelo
quedando indefenso, el vago levanta su arma para dar el golpe final pero....


-¡¡¡BURBUJA DE AIRE!!!


Un golpe de presión golpea el pecho del maleante mandándolo a
suelo con fuerza. Takeru queda extrañado y aquella pequeña voz se le hizo muy
conocida. Pero el grito de Kari lo alertó, ella estaba siendo sujetada por otro
punk que sujetaba sus senos, pero una figura se movió ágilmente entre las cajas
con dirección al vago.


-¡¡¡GOLPE DE GATO!!!


Dos pequeñas garras abrieron la carne del rostro del punk y
éste cae al suelo gritando y llorando de dolor. Bull quedó sorprendido cuando
dos pequeñas figuras quedaron frente a los niños protegiéndolos.


-¡¡¡Patamon!!! -Gritó Takeru.


-¡¡¡Gatomon!!!-Grito Kari.


Ambos digimon están en guardia frente a sus niños.


-¡¡No permitiremos que lastimen a nuestros amigos!!-Gritó
Patamon a los malvivientes aleteando a la vez sus alas cafés.


-¡¡Mi vida esta dedicada a proteger a mi querida Kari, lo que
le hicieron no quedara impune!!-Gatomon grita agitando sus garras con habilidad
única.


Bull vio a los dos pequeños digimon, cualquiera en su
posición se burlaría de ellos, pero Bull ya era un hombre con experiencia y que
dos animalitos derribaran a dos de sus mejores hombres significaba que eran de
cuidado. Lentamente saca un garrote con clavos en la parte superior.


-¡¡¡¡¡¡SOBRE ELLOS Y CON CUIDADO!!!!!!!


Los punk se lanzan contra los digimon, pero un gigantesco
puño derriba la pared y con sorpresa ven a un cactus bípedo entrar, Mimi estaba
detrás de Tongemon.


-¡¡Tongemon, sobre ellos sin piedad!!


El gigantesco digimon se lanza frente a un grupo de vagos que
miraban incrédulos.


-Sí Mimi. ¡¡¡ATAQUE DE ESPINAS!!!


Las largas espinas golpearon a la mayor parte de los punk y
éstos caen al suelo revolcándose del dolor. Bull vio el poder de Tongemon y
decidió lanzarse contra Patamon.


-¡¡Acabaré con todos ustedes!!


Patamon que aún protegía a Takeru frunció el ceño al ver al
grandulón lanzarse sobre él.


-¡¡¡No perdonaré a nadie que lastime a T.K!!! ¡¡¡Patamon
digienvolve a...... Angemon!!!


El pobre Bull vio cómo el pequeño digimon se transformaba en
un majestuoso ángel aún más grande que él. Pero su posición de jefe no le
permitía escapar, con todo lo que tenía lanza un golpe con dirección a la cabeza
de Angemon, pero este sujeta el garrote sin mucho problema; el pobre punk sólo
vio cómo sonreía el ángel y levanta su puño estrellándose en su ancha nariz. La
potencia del puñetazo de Angeomon lanza al punk por los aires.


La pelea entre Sora y Tomoko iba de mal en peor para la niña
elegida. Sora estaba tendida en el suelo con varias heridas en su rostro, el
traje de baño estaba roto mostrando sus senos y el dolor en su espalda y
costillas martillaban su cabeza. No podía creer que Tomoko la había vencido,
Sora lloraba al mismo tiempo que gemía; sentía la lengua de su enemiga
paseándose en su vagina.


-Se acabó, mi amor. He vencido Sora, tu vida me pertenece
ahora y voy a acabarla.


Tomoko se levanta y saca una daga de varios centímetros de
largo, Sora ve el arma punzante y sólo siente lástima por sí misma.


-He perdido a Takeru y a Kari, has conmigo lo que quieras....


Tomoko ríe al ver el estado lamentable de la portadora del
amor.


-¡¡¡Entonces muere!!!


Sora cerró sus ojos y esperó el filo del arma atravesar su
pecho y llegar a su corazón, pero un grito conocido la llenó de esperanzas.


-¡¡¡¡¡ESPIRAL MÁGICO!!!!


El remolino de Piyomon golpea a la sorprendida Tomoko y ésta
va con todo al suelo. Sora abre sus ojos y ve a su amiga.


-¡¡¡Sora, dime que estas bien!!!


Piyomon al borde del llanto levanta el rostro ensangrentado
de su amiga.


-¡¡¡Perdóname Sora, no llegué a tiempo!!!


Con lo que le quedaban de fuerzas, Sora da una caricia en la
cabeza de su digimon.


-¿T.K. y Kari?


Piyomon sonríe y al mismo tiempo lágrimas caen de sus ojos,
así era la manera de ser de Sora se preocupaba por sus amigos primero antes que
ella.


-Están bien, Patamon, Gatomon, Palmon y Mimi fueron a
salvarlos. Sabes, Mimi es una chica valiente, organizó todo el ataque ella sola.
Le pidió a Izzy que nos trajera del Digimundo, él fue en busca de Tai y los
demás mientras que nosotros vinimos por ustedes.


Sora sonríe y ve entre imágenes fantasmales el rostro de su
amada Mimi.


-Mimi ha madurado mucho, promete que la protegerás Piyomon.


El digimon ave sujeta el rostro de Sora fuertemente.


-¡¡¡¡NO DIGAS ESO SORA, TÚ VIVIRÁS, TIENES QUE VIVIR!!!!


La desesperación de Piyomon salió de su limite al ver que
Sora vomitaba sangre, pero un ruido atrás de ella la alarmó aún más. Era Tomoko
que miraba al digimon sorprendida.


-¡Veo que Sora trajo a su mascota, ya no importa pequeña ave!
¡¡Sora morirá!!


Tomoko levanta nuevamente la daga y camina con una mirada
demente a la pareja.


-No permitiré que lastimes a Sora.


Piyomon intento digievolucionar, pero vio el techo del lugar
que estaba demasiado cerca, si se transformaba en Birdramon de seguro destruiría
el lugar y lastimaría a Sora. Lo único que podía hacer era confiar en sus
garras, pico y espiral mágico. Pero dos detonaciones se dejan escuchar en el
lugar. Piyomon ve sorprendida dos impactos en el pecho de Tomoko ella aún más
sorprendida se va de espaldas y cae muerta. El digimon voltea y ve al tirador,
era el mismo muchacho que alertó a Sora, vestido con gabardina negra, guardaba
el revolver y se acercaba a las dos. El muchacho sujetó la cabeza de Sora y ella
abrió los ojos lentamente.


-¿Tú.....qué ha...ce...s aquí?


El muchacho sonrió levemente, estaba preocupado por las
heridas de la portadora del amor.


-Presentía que me necesitarías. Aparte si yo mato a Tomoko no
tendrías problemas con la ley.


Sora sonrió y también acarició el rostro del muchacho.


-¡N...oo se ¡cof! No sé tu nombre!


El muchacho acaricio el rostro de la joven.


-Kyo, Kyo Kusanagui.


Sora sonrió nuevamente y todos escucharon cómo Mimi y Palmon
entraban.


-¡¡¡Sora!!!


Mimi se espanta al ver la sangre y las heridas de su amada.


-¡¡¡Dios mío Sora, no te preocupes iremos con un doctor!!!


Los ojos de Sora parecieron brillar al ver el rostro de Mimi.


-¡Hola Mimi!!


La portadora de la pureza sonrió de alegría al ver a Sora
reaccionar.


-Takeru y Kari están bien, Angemon y Angewomon se los
llevaron al hospital. Ahora nosotros de llevaremos a ti.


Sora sonrió y acarició el rostro de Mimi.


-Mi amor, abrázame. Tengo frío, mucho frío...tampoco siento
mis piernas.


Mimi abrazó a Sora y sintió el frió de su cuerpo, sabía que
nada podía hacer.


-Te amo Sora.


-Te amo Mimi.....


Sora muere en brazos de Mimi, ella llora desconsoladamente
junto a Piyomon y Palmon. Kyo sólo pudo darse la vuelta y llorar
silenciosamente. Sabía que pudo haber llegado a tiempo, y tal vez salvarla...
pero ya era tarde. La policía llego 5 minutos después, encontraron al grupo. Kyo
aclaró que él mató a Tomoko, los oficiales lo dejaron ir ya que salvó a los
niños. La señora Takenoushi, Tai, Izzy, Matt, Joe, T.K. y Kari con sus
respectivos digimon se unieron al dolor de Mimi. Ninguno de ellos la olvidaría,
su sonrisa, su madurez, su manera de entender a la gente...Nadie olvidaría a
Sora Takenoushi. De entre los niños elegidos, ella fue la mejor....



FIN


 



Relato: Sora (4)
Leida: 4994 veces
Tiempo de lectura: 12 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno