webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Un caso muy dificil (07)

Relato: Un caso muy dificil (07)

  

Un caso difícil


 


Capitulo VII


 


Lo siguiente que hicieron fue colocarle una cadena al cuello
y tirándola de la cadena la llevaron hasta el baño. Ahí, con un candado unieron
la cadena a uno de los caños mas fuertes del lavatorio.


-Podes hacer tus cosas, higienizarte y bañarte.- le dijo
Gustavo


-Pero no se te ocurra sacarte las muñequeras o tobilleras...
porque podes lamentarlo mucho.- dijo sonriendo José


-Imaginate que dirían en tu trabajo, o tus clientes si te
vieran en ese video.- rió José


-¡¡Nooo!! ¡¡Por favoor !! - suplicó Ana llena de vergüenza


-Se buenita entonces.. una buena putita...- le aconsejó
Gustavo


-No te olvides de maquillarte bien para nosotros.- agregó


Luego de decir esto, cerraron la puerta del baño. Ana se
sentó sobre la borde de la bañadera y con la cara entre sus manos se agarró la
cabeza. No podía creer la situación en que estaba metida. Se miró al espejo de
cuerpo entero que había atrás de la puerta y no pudo contener su vergüenza. Su
boca con restos de semen pegados en sus labios, sus nalgas enrojecidas por los
chirlos de sus violadores, sus muslos y piernas chorreando semen. Su sexo
enrojecido y brillante como nunca lo había visto. Se dio media vuelta y abrió
sus nalgas. Esperaba encontrar su ano abierto aun por las duras penetraciones,
pero solo lo veía enrojecido y con notorios hilos de semen que continuaban
bajando de el. "¡Necesito urgente una ducha!" se dijo a si misma.


Abrió el agua y la reguló tibia como para calmar sus
ansiedades. Antes de meterse bajo la ducha, el ruido del agua cayendo la inspiró
y descargó su vejiga después de muchas horas. Se limpió y se metió bajo la
ducha. Con la caricia del agua y el jabón, su cuerpo se fue revitalizando y
limpiando poco a poco. Tuvo especial cuidado en el contacto con su vagina y su
ano. Estaba tan sensible que apenas si se tocaba sentía la amplificada sensación
recorrerla.


Cuando cerró la ducha y se envolvió en la toalla se sintió un
poco mejor. Por un momento había olvidado esos degenerados que estaban del otro
lado de la puerta. Pero la frase de Gustavo le resonaba en la mente. Tomó los
cosméticos y se arregló el rostro lo mejor que pudo. No podía creer que lo
estuviera haciendo. Sabía que lo estaba haciendo para tres degenerados que la
habían violado casi toda la noche.... y quien sabia que mas le tenían preparado
ahora.


En ese momento, silenciosamente se abrió la puerta del baño y
Gustavo entró con la cámara en encendida. Con su mano libre acarició el cuerpo
de Ana y le quitó el toallón. Ella puso cara de sorprendida pero no se atrevió a
volver a levantarlo. Algo la erotizaba como nunca. Algo esa noche había cambiado
en su forma de pensar.


-Maquillate los pechos también.- le indicó Gustavo


Con su rostro algo avergonzado, Ana tomó la polvera y aplicó
un poco de maquillaje en sus senos. No podía evitar sentir como mientras lo
hacía sus pezones se volvían mas duros y crecían. Sabía que la estaban filmando,
sabía que eso era la gota que faltaba para que nunca pudiera demostrar una
violación... pero lo hacía. Mientras tanto José quitaba el candado de la cadena
y la tomaba en la mano. Cuando ella estuvo lista, dio un pequeño tirón hacia
afuera y Ana sin decir palabra los siguió fuera del baño.


La hicieron caminar desnuda por toda su casa, por la cocina,
el cuarto de trabajo, y finalmente llegaron al pasillo del dormitorio. Ana se
quedó helada. Miraba su cama y los miraba a ellos. No iban a pretender violarla
en su propia cama ¿o si?.


-¡Linda cama, Ana!- le dijo Gustavo


-Apuesto a que podríamos tenerla ahí los tres juntos..- dijo
José


-No José... ahora le mostramos la sorpresa que le
preparamos.- aclaró Gustavo


Ana no entendía nada. Miraba a su alrededor y por momentos
deseaba escapar de allí, pero en otros momentos solo pensaba hasta donde mas
podría llegar en manos de esos hombres, y lo mucho que deseaba saberlo. Llevada
por la cadena por toda la casa, Ana había quedado en el umbral de la puerta de
su habitación. En ese momento Gustavo le hizo percatarse de unas pequeñas
modificaciones que él había hecho en el marco de madera de la puerta.


-Ana... esta es nuestra sorpresa.- le dijo sonriéndole
Gustavo


Atornillados firmemente sobre el marco de madera de la
puerta, Gustavo había colocado cuatro gruesos y firmes anclajes. Dos de ellos en
la base, a cinco centímetros del piso. Otros dos, bastante mas arriba, cerca los
dos metros de altura. De cada uno de ellos colgaba una cortísima cadena y un
mosquetón para enganchar fácilmente. Ana miraba los anclajes y los miraba a
ellos.


-Ahora Ana... vas a ser una buena hembra... y vas a usar esos
mosquetones para sostener tus muñequeras y tobilleras.- le indicó Gustavo
mientras le filmaba el rostro


Ana dudó por unos segundos. No podía creer lo que le estaban
pidiendo. No iba a hacerlo. De repente, un azote duro y certero con la espátula
de la cocina aterrizó en sus nalgas. Ana gritó y se frotó las nalgas.


-La estamos esperando doctora..- sonrió Alejandro


-Por favor... no... no me hagan hacerlo....- suplicó ella


-Aaaaauuuuuu- gritó a continuación con el segundo azote


Con lágrimas en los ojos Ana miró los mosquetones. Se inclinó
hacia adelante y llevando su pie derecho hasta el marco de la puerta lo sujetó
con un sonoro "click" del mosquetón. Cuando llevó el segundo pie al otro lado,
sintió que nuevamente se estaba abriendo de piernas. Su mente ahora estaba
excitadísima. Sabia que ella misma se estaba entregando, la iban a violar una
vez mas... y esta vez, estaba segura de que lo deseaba.


Abierta de piernas, estiró su brazo izquierdo hacia arriba y
con un poco de esfuerzo y ayudada por su otra mano logró colocarse el otro
mosquetón. Su mano derecha había quedado libre, pero parecía que a ellos no les
preocupaba. José se había deslizado por debajo de ella y se sentaba en el piso
con su rostro justo sobre su pubis. A un lado de él Alejandro comenzaba a
acariciar su ya erecto miembro y se acercaba a ella. De costado Gustavo filmaba
toda la escena.


-Ábrete el sexo putita...- le pidió José


Ana, totalmente excitada y sabiéndose a merced de ellos usó
sus dedos libres para entreabrir su labios vaginales. Inmediatamente José hundió
su lengua y su boca entre ellos y ella gimió y suspiró. Con su mano acariciaba
el cabello de José mientras sentía como él deliciosamente la estaba comiendo.
Pero su mano fue tomada por Alejandro y la llevó a su pene envolviéndolo. Ana
sintió la caliente carne de Alejandro y comenzó a acariciarlo y a mover su mano
arriba y abajo de él.


Tan pronto Alejandro estuvo rígido, José se deslizó por
debajo de ella hacia atrás y tomándole la mano la colocó en el otro mosquetón.
Las manos de Alejandro se deslizaron por sus muslos subiendo lentamente. Cuando
llegaron a su sexo, lo abrieron suavemente y jugaron con la humedad mezcla de la
saliva de José y de los jugos crecientes de ella misma. Apuntando su verga
certeramente se agachó un poco para acceder a su vagina y en un solo movimiento
la penetró por completo.


-¡¡Aaaahhhh....!!- exclamó Ana


La verga estaba húmeda y caliente. Su cuerpo la deseaba y no
pudo evitar temblar y vibrar al sentirla reptar dentro de ella. Cuando Alejandro
se tomó de su cintura y comenzó a meterla y sacarla con buen ritmo, Ana echó su
cabeza hacia atrás con los ojos cerrados y dejándose llevar por la intensa
sensación.


De repente, otras dos manos acariciaron sus pechos y los
oprimieron desde atrás. Sorprendida, Ana se dio cuenta que detrás de ella estaba
José. Las caricias de José lo único que hacían era estimular un poco mas su
alocadas sensaciones. Podía sentir su verga dura y tiesa también restregarse por
su espalda y sus glúteos. En ese momento Alejandro se quitó de ella y
mostrándole su miembro enrojecido y brillante, dejó lugar para que José, desde
atrás ocupara su lugar en su sexo. Otra vez Ana volvió a gemir y a gritar
entrecortadamente. Era algo delicioso. Se alternaban uno y otro y nunca la
dejaban vacía. Siempre alguna verga reptaba dentro de ella.


En un momento, Ana vio que Alejandro no se quitaba de dentro
de ella, pero que José ya se apresuraba a acariciarla. Una sensación extraña,
como de un líquido corriendo por su espalda no le llamó la atención y pensó que
era su propia traspiración por el esfuerzo y la calentura. Sin embargo, en
cuanto sintió que la verga de José hacia fuerza por entrar en su ano, sus ojos
volvieron a abrirse de par en par.


-¡Noo... los dos a la vez nooo...!- pedía ella con
desesperación


Sin embargo, sus suplicas no tuvieron eco. Abriendo sus
nalgas mas y mas José logró que su pene ingresara lentamente por su ano. Ahora
Ana sentía como la estaban penetrando por los dos lados al mismo tiempo. En un
primer momento sintió que se partía al medio. No creía poder aguantarlo. Tiraba
desesperada de sus ataduras y suplicaba que no lo hicieran. Pero en cuanto la
verga de José se hundió mas dentro de ella, no pudo creer lo que sentía. Era
algo que la estaba volviendo loca. Mucho mas allá de lo que nunca hubiera
imaginado. Podía sentir las dos vergas palpitantes y calientes abrirla por los
dos lados. La abrían en dos, la acariciaban por los dos lados al mismo tiempo y
se rozaban en esa finísima pared interna que dentro de ella las separaba.


En menos de dos minutos y con sus ojos llenos de lágrimas y
su rostro colorado como un tomate Ana explotaba una vez mas en un tremendo
orgasmo que la hacía convulsionar como una bandera, como un trapo en manos de
esos dos hombres.


Gustavo hizo una seña y los dos hombres se retiraron de
dentro de ella. Ana sentía que aun estaba volando y su mente estaba poco clara.
Colgando de las ataduras miraba a los hombres reírse delante de ella.


 



Relato: Un caso muy dificil (07)
Leida: 803 veces
Tiempo de lectura: 6 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno