webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi trabajo es pajearlos... (02)

Relato: Mi trabajo es pajearlos... (02)

  

Mi trabajo es pajearlos... (02)


Por Mujer Dominante 4



Mujerdominante4@hotmail.com



Es inútil... lo que más me gusta es dominar a los hombres.
Verlos desestabilizarse bajo el trabajo ineluctable de mis manos, me enloquece.


Durante mucho tiempo lo hice de puro gusto, ordeñando a todos
mis galanes tantas veces que al final ni sabían donde estaban parados. Si es que
todavía estaban parados... Porque con tanta paja terminaban derrumbados a mis
pies. Y los que más me aguantaban se iban poniendo flaquitos, flaquitos...


Pero cuando descubrí que podía cobrar por hacer esto fue el
día más glorioso de mi vida.


Resulta que había un viejo que andaba loco detrás de mis
melones. Le gustaban a más no poder las negras. Y yo, con mis opulencias, era
una candidata segura a sus atenciones. A mí me gustaba más o menos, e igual le
habría hecho por lo menos una paja. Pero en un momento de inspiración le dije:
"Papi, si me das veinte dólares te hago la paja". Yo soy así de mandada, claro
después de tantos manoseos una se pone más desenvuelta.


"Ah, resulta que eras puta, ya me parecía..."


Y yo todavía no era puta. Bueno, bah, puta era, porque putas
son las que cogen mucho, de puro vicio. Pero todavía no era prostituta, que es
la que cobra. Pero igual entendí lo que me quería decir. Y me gustó. Me gustó la
idea...


"Si, papi, yo te la agarro y te la hago de goma, pero primero
la platita..."


Este manejo mío de las palabras, lo sedujo al señor. Bueno,
que mi uso del lenguaje siempre los seduce. Y mi uso de la lengua... bueno, esas
son palabras mayores. Pero vayamos por pasos.


Como, acompañando mis palabras, mi manito le había entonado
el bulto, el hombre comprendió que yo iba en serio. Y peló el dinero. Y yo le
pelé el miembro. Mi manita es muy caliente, así que les caliento el pito en un
minuto. Y este señor no fue la excepción. Y mientras guardaba su dinero entre
mis melones con una mano, con la otra sentía como le crecía su salchichita.
Bueno, de salchichita pasó a salchicha, y luego a salchichón caliente. Y yo le
acariciaba la cabeza con los dedos, sin descubrirle el prepucio. Este asunto de
hacer la puta me había poseído, y mi masaje se fue haciendo más intenso. Mis
dedos acariciaban apretando, y acariciaban y apretaban, una y otra vez, sin
piedad. Y de pronto me agarró el impulso sádico, y comencé a trabajarlo
frenéticamente, a una velocidad vertiginosa. El tipo se quedó como suspendido en
el aire, con la boca abierta, mandíbula caída, y se puso como bizco, ¡y se
corrió inconteniblemente! ¡Se corrió en medio de su sorpresa por mi frenético
ataque!


Esa fue la primera vez. Y todavía me aprieto la concha con la
mano, cuando me acuerdo. Me aprieto y me la amaso frenéticamente, y me corro
como loca.


Estrictamente hablando, si bien me gusta mucho pajear a los
hombres, la paja no es mi único recurso. En realidad lo que me gusta es
dominarlos, tenerlos bajo mi control y hacerlos perder el suyo propio. A un
cierto tipo de hombre puedo hacerlo acabar a los tetazos. Teta y teta contra la
cara, se la aplasto con mis grandes masas mamarias, le agarro la cabeza por la
nuca para refregarle la cara mejor, y los voy viendo perder el control,
desenfocar los ojos bajo el impacto de mi ataque. Hasta que sucumben y los tengo
chorreando y chorreando, hasta que los dejo caer. A otro tipo de hombres, se los
pongo muy duro y los pajeo duro, mientras les cojo el culo con un dedo. Parecen
surtidores cuando acaban. Lo que más me gusta es sorprenderlos, y que se corran
en medio de la sorpresa. Bueno, ya te iré contando las maneras en que abuso de
mis víctimas. Cuanto más peludos son, más los someto. Eso no quiere decir que a
los lampiños no los maneje como se me da la gana también.


Yo siempre fui naturalmente promiscua, muy promiscua. Como
tengo un culo rebosante de sensualidad, los muchachos siempre le andaban
metiendo mano. Bueno, por todas partes me metían mano. ¡Y cómo me gustaba! Aún
antes de trabajar de puta solía bajarme dos o tres pollas por día, a veces cinco
o seis. Era muy pero muy putona. Y me gustaba la garcha que daba miedo. Una vez
que lograba que me la metieran en el orto, ellos creían que me garchaban, pero
en realidad yo los pajeaba con el orto. Siempre tenía el control yo. Y los hacía
correr en el momento en que me daba la gana. Me enloquece cuando los veo
sucumbir bajo mi dominio.


Pero cuando encontré mi profesión, encontré la vocación de mi
vida: dominarlos y cobrarles. Muchos no saben muy bien qué les pasó. Pero yo sé
muy bien de que se trata el asunto, y las cosas que les hago.


Me acuerdo de un chico, hija de una amiga mía, que tenía doce
años. Mi amiga también es negra, como yo, pero no tiene nada que hacer al lado
de mis voluptuosidades. Y el nene me las miraba, tratando de disimular. Cuando
mi amiga salió, pidiéndome que se lo cuidara por un par de horas, aproveché y me
lo recontra cogí, al nene. Comencé jugando a la lucha cuerpo a cuerpo con él. Y
en medio de risas le hice sentir mis pelotas delanteras y también las traseras.
Estoy hablando de mis melones y de mis glúteos, claro. A los quince minutos los
tenía con la cara colorada, el pitito durísimo y los ojos brillantes. Y entonces
comencé a apretarle el pito, con tanta insistencia que empezó a boquear y se
corrió. Creo que fue su primera vez con leche. Y se quedó tembloroso mientras se
corría entre espasmos. La primera vez es así de linda.


"¿no querés besarme el culo?" le pregunté dándole una vista
arrebatadora de mi soberbio culo. Y el chico cayó de rodillas, y comenzó a
lamérmelo con un entusiasmo que yo pensé que era propia de su edad, pero que
después vi que es el que mi culo le provoca a todos los hombres. Soy muy
afortunada de tener un derriba hombres tan poderoso. Bueno, que el chico estaba
disfrutando de las sedosidades del interior de mis nalgas, y yo le frotaba la
nariz y la boca con el ojete. Me sentía muy perversa dominando al chico de esa
manera. Pero la sensación de perversión era tan intensa, especialmente con las
penetraciones que me hacía con su lengua, y los gemidos que lanzaba, que me
corrí, loca de calentura.


Por fortuna, los niños se reponen rápido, así que enseguida
tuve su dura pijita cogiéndome el culo. Le devolví todos y cada uno de los
empellones, con culadas mías, hasta que se corrió.


Después le chupé la pijita, se le puso nuevamente dura,
claro. Y se la mamé con mi caliente trompita, revolviéndole la lengua alrededor
del glande. Y me tragué toda la lechita que volvió a salirle. El chico se quedó
lánguido y entregado. Y yo, abusadora somos, le traje su carita contra mi pezón
y se prendió como un ternerito. Yo aproveché para refregarme la concha con la
mano, para sacarle un pleno provecho a su mamada. Cuando me vine el nene estaba
nuevamente al palito, creo que mi orgasmo lo puso medio loco. Pero ya estaba por
volver la mamita, así que lo ayudé a vestirse y esperamos a mi amiga jugando a
las cartas, eso sí, al palo los dos.


Yo creí que habíamos disimulado muy bien, pero al despedirme
mi amiga me preguntó por lo bajo "¿te lo cogiste bien al nene?" ¡Me lo había
dejado a propósito! Bueno, mi amiga sabía los puntos que calzo. Y me usó para
hacer debutar a su hijo. Pero no me molesté. Eso sí, cuando iba a verla siempre
arreglábamos para que nos dejara un rato solos al nene y a mí. ¡Y bien que lo
aprovechábamos! Demás está decir que el nene me chupó todo lo que tengo de
chupable. Y yo a él.


Los jovencitos me gustaban mucho, y él fue el primero, aunque
los hubo menores, pero después, no apuremos el relato.



Los adolescentes también me gustaban mucho, en particular
Martín, al que siempre recuerdo con cariño y un poquito de culpa. Martín tenía
dieciséis cuando lo conocí, y era un flaquito con una hermosa poronga. Era
blanco. Y lo abusé de lo lindo. ¡Lo tenía loco a pajas! Es que no podía
resisterme al gusto de verlo bizquear bajo los ímpetus devastadores de mi
manita. Y lo tenía derramándose una y otra vez. El chico estaba loco por mí, y
no podía resistírseme. Le ponía un tetón en la boca y mientras me lo chupaba con
fruición, yo le daba y le daba al ordeñe de su nabo. Y a medida que iban
aumentando sus gemidos, iba aumentando el ritmo y la fuerza de mis apretones. La
verdad es que estaba cada día más flaquito, el pobre. Pero yo lo seguía
ordeñando igual. Y él se dejaba y se dejaba, sin voluntad alguna que oponerme
ya. Fue un año maravilloso, yo seguía cogiendo con cuanto tipo se me cruzaba,
pero Andrés era mi favorito. Y cuando se murió por anemia le estuve haciendo la
última chupada en el cajón. Y crease o no, logre un último chorrito. La madre,
cuando entró y nos vió, me gritó "¡Asesina!", sin fijarse en la placidez en la
cara, bastante demacrada eso sí, de su hijo. Pero esa palabra me quedó resonando
y entonces me viene a la mente la expresión de víctima en la cara de Andresito
mientras yo lo pajeaba. Pero así es el amor. Y yo lo pasé muy bien, y el chico
tuvo un final feliz. En realidad muchos finales felices. Muchísimos, pobre. En
los últimos tiempos me veía venir y se apoyaba en la pared para sostenerse
durante mis pajas. Y yo lo manoseaba con algo de maldad, debo reconocerlo. Pero
eso es lo que hago con todos los hombres. Y si ese se me murió, mala suerte. Si
una es abusadora corre esos riesgos.


Bueno, novios tuve muchos, o no tan novios también, pero la
época de gloria empezó cuando abrí mi negocio de puta pajeadora. En realidad
debería llamarse "de puta dominadora" pero sonaría muy intimidante y como yo sé
que siempre terminan adictos, para qué desanimarlos.


A veces, después de unos cuantos subyugados y liquidados (en
el sentido de que les hago sacar su líquido seminal) estoy que ya no me banco de
tan cachonda. Y entonces alguno se saca el premio gordo, y me lo cojo de las
formas que se me antojan. No se quejan, total a todos los tengo acabando cuando
yo quiero. Lo que más me cuesta es hacerlos durar. Pero bueno, lo que empezó uno
lo terminará el otro. Y a veces el otro y el otro, porque algunos me duran muy
poquito. Pero bueno, son los gajes del oficio.


Todo mi cuerpo es muy caliente, pero mi cocha está siempre
caliente. Cuando quiero que un cliente se corra rápido porque tengo varios
esperando, después de manoseársela un poco y ponérsela bien dura, le dejo que me
la meta en la concha, y con el intenso calor se corre en un minuto, con un par
de vaivenes que le haga.


Y así me preservo, de no correrme tantas veces yo. Aunque
como soy tan putona, me gusta tanto que me echo varios polvos cada tarde. Por
suerte tengo a mi novio para desquitarme. No le conté nada de todo esto, claro,
y a él también lo domino, pero no le cobro, aunque lo tengo a la miseria.


Bueno si te interesa, avísame, y te contaré las cosas que le
hago.


Hasta la próxima, nene.



Puedes escribirme para contarme tus más bellos sentimientos a
mujerdominante4@hotmail.com. Y
te recuerdo que Bajos Instintos 4 tiene un maravilloso taller virtual de
narrativa erótica donde puedes aprender a contar tus propias historias, aunque
sólo sean fantasías. Escríbele pidiendo detalles a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 



Relato: Mi trabajo es pajearlos... (02)
Leida: 868 veces
Tiempo de lectura: 7 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
rus porno
gizli porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno