webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Nuevamente en mi oficina

Relato: Nuevamente en mi oficina

  

Sergio, el compañero de la oficina con el que había tenido
aquella fantástica aventura, comenzaba a tener problemas con el jefe. Desde
hacía unas semanas ellos discutían, y eso acabaría en que Sergio tomara la
decisión de irse de ahí. Pero antes de eso, pasó otra interesante experiencia,
justo unos días antes que el renunciara, aunque no fue la única vez que tuvimos
sexo, estuvo la vez que ya conté y otras veces para despedirnos, porque el se
iba para otra ciudad.



Ese día ya era por la tarde, algo así como las 3pm, mas o
menos. Yo estaba revisando unas solicitudes las cuales tenía que entregarle a mi
jefe en unos minutos. Mi jefe había quedado de venir a recogerlas a mi oficina,
no solo para verlas ahí mismo por si tenían algún error, sino que también quería
comentar conmigo algunas cosas. El no demoraba, estaba por llegar.



De pronto golpean la puerta y yo dije, adelante, creyendo que
era mi jefe, pero no era él, era Sergio el que golpeaba. Lo dejé pasar sin
ningún problema, pensé que quería hablar conmigo sobre alguna cosa del trabajo.
Cuando entro me dijo que quería hablar conmigo un rato. Comenzamos a hablar y me
comentó sus intenciones de dejar la empresa porque estaba aburrido de la
situación que estaba viviendo con nuestro jefe. Pero no solo era la intención de
dejarla, sino que de todas formas se sentía muy mal por todo lo que estaba
aconteciendo, además que no tenía deseos de irse, pero de todas formas no veía
otra solución. Mientras hablábamos, lo tomé de las manos y le brindé todo mi
apoyo, le dije que lo que decidiera estaba bien y que contara conmigo para lo
que fuera. Nos paramos, nos abrazamos y comenzamos a besarnos, al comienzo fue
un beso normal, con mas ternura que otra cosa, pero luego fue tomando otro rumbo
aquel beso, comenzó a brotar toda la pasión que había entre nosotros, el ya me
tenía la minifalda subida y comenzaba a acariciarme el culo.



Sacando fuerzas de donde no las tenía, lo paré, me acomodé la
falda y le dije que ahora no podíamos porque el jefe vendría en unos minutos
para recoger unos papales, que si quería esperábamos un rato o que si no, nos
encontráramos por la noche e íbamos a un motel. Cuando dije esto, Sergio se
preocupó mucho y se asustó, le pregunté, que le pasaba, me dijo que el jefe lo
había mandado a recoger unos documentos que estaban en un piso de mas abajo y
que quería que se los trajera de inmediato porque igual quería escuchar de boca
de el, a que se referían esos documentos, si el jefe lo veía ahí "perdiendo el
tiempo" seguramente las cosas empeoraría mas de lo que estaban.



Le dije que se fuera volado, que yo salía primero a la puerta
a ver si el jefe estaba por ahí y que luego le avisaba para que saliera y si no,
yo le decía que me culpara de todo, que el dijera al jefe, que yo lo había
llamado por alguna razón y yo lo apoyaría en eso. El me advertía que el jefe no
lo podía ver por ningún motivo. Cuando me dirigía hacia la puerta, alguien tocó,
la reacción de Sergio fue de susto y lo que hizo fue esconderse debajo de mi
escritorio sin pensarlo dos veces. Abría la puerta y efectivamente era mi jefe
que venía por los documentos.



 


Siga, siéntese doctor, era lo único que podía decir. Tenía
que actuar como si nada estuviera pasando, no solo para que no supiera que
Sergio estaba allí, sino que, con la reacción que tomó Sergio, si mi jefe lo
descubría, yo también me metería en problemas. Mi jefe se sentó y yo también me
senté en mi silla detrás del escritorio, quedamos al frente. El me pidió los
documentos, yo se los comencé a enseñar y a exponerle el contenido de esto,
igual el comenzó a preguntar.



Mientras mi jefe y yo charlábamos sobre los documentos,
comienzo a sentir caricias en mis piernas, primero eran debajo de la rodilla,
eran caricias suaves, pero igual excitantes. Obviamente era Sergio y supe al
instante que no pararía allí. Las caricias comenzaron a subir y ahora eran en
mis muslos, me subió la falda y yo lo único que pude hacer fue correr la silla
para que quedara lo mas pegada al escritorio que pudiera, para que mi jefe no
notara nada extraño.



Las caricias ya no era tan suaves, se tornaban con mas pasión
cada vez. Sergio me acariciaba por todas partes las piernas, me las agarraba, me
las pellizcaba. Me la comenzó a besar. Esto me excitó mucho y logró
desconcentrarme de mi charla con el jefe, tenía que esforzarme demasiado para
seguirle el ritmo a la charla.



Sergio no dejaba de besarlas, comenzaba debajo de la rodilla
y terminaban arriba, bien arriba, mi faldita ya estaba bien subida y yo pegada
al escritorio, sentada en el borde de la silla, para que mi jefe no lo notara,
aunque no era solo por eso. Cuando Sergio comenzó a besarme las piernas, estaba
pegada al escritorio, pero sentada bien recostada en la silla, fue cuando me
comencé a excitar que me coloqué en el borde de la silla. Lo que quería es que
también jugueteara con mi cuca, yo esperaba que entendiera el mensaje.



Sergio tardó en comprender que era lo que quería, porque el
solo besaba mis piernas. Aunque era algo muy rico y excitante, quería que fuera
algo mas. Mi jefe me preguntaba cosas y yo trataba de responderle con algo
coherente. De pronto Sergio comenzó a acariciarme la cuca por encima de mi
tanga, abra notado lo mojada que estaba. Continuó besándome las piernas,
mientras que sus manos acariciaban mi cuca mojada por encima de la tanga. Yo le
estaba explicando, como podía, unas cosas a mi jefe. Mi hablar era despacio,
suave, no se si mi jefe habrá notado algo, pero que importa. Cuando estaba
exponiendo algunas cosas, Sergio me comenzó a quitar la tanga, yo me levanté un
poco de la silla y la tanga salió. Cuando pasó esto, Sergio otra vez comenzó a
acariciarme la cuca, pero esta vez ya sin la tanga. Me la acariciaba mientras
continuaba comiéndose mis piernas, luego comenzó a meterme los dedos, yo cada
vez me corría un poco hacia el escritorio, pero esta vez no era para que mi jefe
no notara nada, sino para que Sergio me diera mas placer.



De pronto, Sergio, comenzó a besarme la cuca, no era algo
igual que cuando me la han chupado estando acostada abierta de piernas, pero era
algo espectacular, delicioso, excitante. Mientras que yo hablaba con mi jefe,
Sergio se comía mi cuca, de pronto, yo cierro los ojos un momentito corto y
suelto un leve gemido, fue un sonido entre mis dientes. Mi jefe me preguntó, que
te pasa Susana, te sientes bien. Yo le respondía que si, que me sentía
perfectamente, que lo que pasaba es que anoche no había dormido muy bien y que
me dolía un poco la cabeza, eso era todo, pero que no era nada de consideración.
Mi jefe entonces siguió preguntándome cosas sobre los documentos y yo le
contestaba como podía. Mi mano izquierda estaba sobre el escritorio, pero mi
mano derecha, ya la había bajado para acariciar la cabeza de Sergio y
presionarla contra mi para que me siguiera dando ese magnifico placer. El
mientras me chupaba la cuca, me pasaba su lengua por mis labios y yo abierta de
piernas, que delicia!!!!!!!.



De pronto el momento mas esperado de aquel rato, un momento
que fue tan placentero como aquella chupada de Sergio. Mi jefe me dijo, eso es
todo Susana, los documentos están bien, me voy. Cuando dijo esto, me sentí
contenta, porque al fin podría estar un momentito a solas con Sergio. Cuando mi
jefe me dijo esto, separé a Sergio de mi, me acomodé la falda y le di la mano a
mi jefe. Le pedí el favor que cerrara la puerta porque no quería que nadie me
molestara y así lo hizo.



Cuando mi jefe salió y cerró la puerta, Sergio salió de su
escondite y sin decirnos ni una palabra, me agarró el culo y comenzó a besarme
como loco. Me besó el cuello, desapunto mi blusa y me saco las tetas por encima
del brasier y las comenzó a besar. Pero de pronto paro y me dijo que estaba
demasiado caliente. Entonces nos tumbamos en el piso, el se desabrochó el
pantalón, se lo bajo con todo y boxers, a mi me acomodó, me subió la falda, me
abrió las piernas y sin pensarlo dos veces me lo clavó. Aaahhhhh!!! Que
delicia!!!! Que calientes estábamos. Comenzó a darme muy duro y rápido desde el
comienzo. Me clavaba de una forma descomunal, me chupaba las tetas y con las
manos me acariciaba las piernas y el culo. Era algo supremamente excitante. El
solo con el pantalón abajo y yo con la blusa abierta y mis tetas por encima del
brasier, la falda subida, sin tanga, con medias y con los zapatos de tacón aun
colocados.



El me clavaba con desespero, me daba muy duro y ambos
gemíamos del placer, lo agarré con mis manos del culo y lo apretaba hacia mi,
para que me siguiera clavando de esa forma. Fuerte, duro, rápido. Sergio se
levantaba y bajaba duro y rápido, parecía que lo estuviera moviendo un pistón.
La clavada era dura, fuerte, pero sin embargo, no duramos mucho tiempo para
venirnos debido a la excitación del momento. Yo me vine apenas unos segundos
después de haberle agarrado el culo. Cuando me vine, el duro unos 2 minutos mas,
luego se corrió y le salió semen por montones. Mientras se corría, gemía y me
apretaba el culo. Que delicia!!!!!!!!!!!!!



Cuando ya me lo sacó, me dio un beso, me dijo que pasara lo
que pasara, siempre me iba a recordar y me dio otro beso. Luego se subió los
pantalones y me dijo que tranquila, que cuando él saliera cerraría bien. Y así
lo hizo. Cuando me levanté del suelo, lo primero que hice fue ir a buscar mi
tanga que estaba debajo del escritorio, me la fui a colocar y note que me
chorreaba semen por mis piernas, me di cuenta la clase de corrida que este tipo
se había pegado, al mismo tiempo me sentí bien por la pasión que despertaba en
un hombre diferente a mi marido. Me limpié, me acomodé la ropa, me acomode las
tetas, la falda, el cabello y me senté de nuevo en mi escritorio para seguir
trabajando. Luego llamé a mi marido para que nos encontráramos pronto porque
quería hacer el amor con el cuanto antes.


 



Relato: Nuevamente en mi oficina
Leida: 737 veces
Tiempo de lectura: 6 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno