webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El abuelo (I)

Relato: El abuelo (I)

  

Senén, era un hombre acostumbrado a las rudezas del campo,
vivía sólo, con Ramona, su mujer. Corrían tiempos en los que Senén a sus 45
años, gozaba de una fogosidad propia de un joven de 20 años, aprovechaba
cualquier momento para gozar del cuerpo de su Ramona, a la que el campo había
modelado su cuerpo, haciéndolo más apetecible que cuando fue madre a los 20
años. Y la naturaleza no quiso que lo fuera más, quedando imposibilitada para
preñar después del parto del chico.



Ramona siempre estaba disponible para Senén, y eso, provocaba
sus maduros cuerpos hasta el punto de que no había trozo en el cuerpo de Ramona,
que Senén no conociera a la perfección. Sonreía al ver como sus compadres,
aprovechando los viajes que hacían a la Feria d el ganado o Agricultura que se
celebraban en la capital, para irse de "pilinguis", como gustaba de llamar a las
putas. Pero Senén, no.



El no necesitaba de favores de ninguna "pilingui", ni mucho
menos pagar por lo que le hacía gratuitamente y con muchísimo gusto "Su Ramona".
Que días aquellos, -recordaba con una media sonrisa en los labios-, en los que
llegaba excitado de la Feria y su Ramona le practicaba un "Sólo de Flauta",
(como ella gustaba decir cuando le mamaba el miembro), sus inmensas corridas
procedentes de su potente cipote, que ella bebía con glotonería.¿ Y su grupa?..
¡¡Madre Mía!!, Qué culo tenía su Ramona, un poco grande, si, pero muy prieto y
firme, si señor, como mandan los cánones!!, rematado en un delicioso y estrecho
agujerito que Senén se encargó muy bien de ensanchar para goce de los dos.



Senén respiró hondo, todavía le parecía oler el aroma a
hembra que expelía su chocho. Por que si la Ramona tenía unas buenas "ancas",
mejor todavía era su coño, grande, y muy peludo, cumpliendo las normas. Joder!!
Lo que le había costado ensancharlo, pero una vez que lo hizo, daba gusto
follarselo. Alguna vez, tuvo la sensación (sobre todo después del tercer polvo),
de que el coño de Ramona estaba tan dilatado, que aunque poseía una fabulosa
"tranca", larga y muy gruesa, tenía la sensación de que dentro había sitio para
otra más....



Se volvió para contemplar a Rita, su hermana, tenía 50 años e
iba para 13 años que se había quedado viuda del pobre Rogeli (que Dios lo tenga
en su gloria), desde hacía 3, vivía con él, justos los que hacía que se marchó
su Ramona "al cielo", ¡¡Maldita sea la vida!! Por habérsela arrebatado. Ya
empezó a estar delicada de salud cuando (Julio, su único hijo), marchó a la
capital a estudiar, abandonando el campo que tanto le había dado y a su familia.
La nostalgia y una mala pulmonía que cogió con los vientos serranos, acabaron
con la poca salud que la quedaba.



Julio, su hijo, ni siquiera los había invitado a su boda,
aunque Senén sabía que en el fondo no era culpa suya, no señor, la culpa era de
la estirada de su mujer "La Paca", (Paquita como gustaba llamarse por sus
amigos), que le consideraba un "Palurdo", seguro que hasta se avergonzaba de él.
Su nuera era una auténtica arpía, que vivía a costa de las costillas de su hijo,
derrochando en tonterías el dinero el ganaba como Director de un banco en la
capital.



Por carta, le comunicaron que ya era abuelo, ni siquiera se
presentaron para que conociera a las dos preciosas nietas que tenía el día del
entierro de su Ramona. Tan sólo las conocía por fotografías.



Pero eso sí, después de dar descanso a los restos de su
mujer, cogió a su hijo y se lo llevó a la casa. Allí lo leyó la cartilla y le
canto las "cuarenta en bastos" y las "veinte en copas", y no le cantó toda la
"baraja", por que Julio, avergonzado por su cobarde actitud, se echó a llorar
delante de su padre y le prometió que al menos un mes al año, las "niñas", lo
pasarían con él, lo que le costase en broncas para convencer a la estirada de
"La Paca", le importaba un pimiento. Julio cumpliría su palabra, así se lo había
prometido y así lo había cumplido hasta ahora.......



¿Qué, otra vez soñando despierto?.



Sus pensamientos se cortaron de pronto y volvió a contemplar
a Rita, fregaba el suelo de rodillas, la falda subida por la postura, la
contempló las piernas y los macizos muslos, su poderosa grupa cubierta por unas
bragas que a duras penas cubrían sus "ancas".



¿A qué día estamos Rita?.. -



la preguntó aproximandose a ella-. Creo que a 21 de Junio, ya
empieza el verano Senén.



Y la época de "celo" dijo mientras se colocaba tras ella
blandiendo su gordo miembro en las manos, la subió la falda y de un manotazo la
bajó las bragas y la contempló el peludo coño... Sí Señor!!.. no era como el de
su difunta Ramona, pero también se veía apetecible, pensó alojando el glande y
la mitad de su polla en el interior de la vagina de su hermana. Rita se envaró
al sentir la tranca ardiente de su hermano perforándola y tuvo un orgasmo en el
acto, llevaba tanto tiempo echándolo en falta, que bastaba un simple roce en su
sensible sexo para que se corriera.



¡Ostras Rita!, estás muy seca mujer, -exclamó sacando el nabo
de su "funda" y poniéndose en pie-.



Enseguida lo remedio Senén, no te preocupes. Rita hizo sentar
a su hermano al borde de la gruesa mesa de nogal, le sujetó el grueso miembro
con una mano, y apretó, disfrutando mientras contemplaba como el gordo glande se
amorataba y se hinchaba aún más, adquiriendo un tamaño un poco considerable
(casi como dos nueces juntas), se lo metió en la boca y como una hambrienta se
entretuvo en devorarle con su lengua.



La saliva se le escurría por las comisuras de los labios, y
en su caída bañaba el grueso tronco de su cipote lubricándolo con la mano en una
deliciosa paja. Rita observó los gordos huevos balanceándose y no quiso
privarlos de su lengua; Los atrapó desde abajo con su mano y apretó suavemente
hacía arriba, formando un bulto compacto con ellos y se dio a lamerlos con
avidez, a sabiendas de que su hermano gozaba mucho con esa manipulación.



Rita cambió el sitio con su hermano y se tumbó con la espalda
en la mesa y el culo al borde de la misma, para facilitarle el trabajo. Senén se
agachó sobre el coño sudado de su hermana, embriagándose con el olor a hembra
que destilaba, apartó los pelos que lo cubrían y hundió su cara, dando profundos
lametazos a través de su hendidura, atrapando el inflamado clítoris de su
hermana con los labios para mamarlo un buen rato, disfrutando con los
estremecimientos que daba Rita al correrse de gusto. En una de sus pasadas,
contempló el estrecho orificio marrón de su ojete y también se entretuvo en
lamerlo, provocando un nuevo orgasmo a la pobre Rita, que desmadejada gritaba su
delirio pidiendo clemencia.



¡Joder! Hermana, si todavía no te la he "hincao", protestaba
Senén sintiendo el dolor en sus huevos, producto de la excitación y de que el
semen acumulado era tanto que tenía que soltarlo Ya!. Sin más contemplaciones,
la agarró por los muslos y la atrajo hacía sí, metiéndola una "estocada", hasta
las bolas y acto seguido comenzar a bombear el estrecho tunel de Rita,
follándola como a él le gusta "A grandes pollazos", que la transportaban de un
orgasmo a otro sin parar....



¡Para Senén!.. ¡Por nuestra madre!.. ¡Déjame que me vas a
reventar de gusto!... ¡Te la mamo!..¡Deja que te la mame!, pero para de una
vez...



A regañadientes y gruñendo, Senén descabalgó a su hermana y
se echó sobre su pecho, abrió su vestido a manotazos y liberó los dos pedazos de
tetas, grandes y duras como melones que Rita poseía y después de amasarlas y
estrujarlas a placer se poderó de sus tiesos pezones, duros como deditos y
comenzó a mamarlos como si fuera un niño de pecho...



Rita se separó de él a duras penas y sujetando su enorme
polla entre sus tetazas comenzó a masturbarlo con ellas, haciendole una cubana
de campeonato, chupando con ansia un buen trozo de "tranca" que sobresalía de
sus grandes pechos. Aaayy!..Rita.. no puedo más... ayúdame a correrme!!.



Ella, abandonó la "presa" que tenia aprisionada dentro de sus
grandes pechos, alzó su miembro con una mano y comenzó a lamerle la base de los
huevos; sabía que eso ponía a "mil" a su fogoso hermano, pero el verdadero
detonante de su explosión, fue cuando hurgó con su juguetona lengua en su ano...
Cenen se agarró la polla a duras penas y apuntó a la cara de su hermana,
empezando a disparar abundantes chorros de semen.. Dos de ellos se estrellaron
contra su cara y el tercero en sus labios, lo restantes, así como los borbotones
siguientes, los recogió Rita apresuradamente abriendo la boca y metiendose el
capullo dentro mientras musitaba palabras que su hermano no llegaba a
entender...



¿Qué dices Rita..?.



Terminó de saborear la leche de su hermano con un chasquido
de su lengua y contestó: Qué desperdicio, Señor!!, mientras recogía los restos
de semen que le cubrían la cara con los dedos, chupándolos con deleite...
provocando una sonrisa en el rostro curtido de su hermano.



No obstante, Senén es de los que no perdonan, y por la noche
gozó, tanto de la "grupa", como del coño de Rita, con dos polvos de antología ,
uno en cada agujero... Después se quedaron dormidos comentando que sólo quedaba
una semana para que llegaran sus preciosas nietas, "La verdadera alegría de su
vida".



Abuelo!!!...Abuelito!!!!... Senén corrió hacia sus nietas con
paso pesado y algo torpe, en cambio las "niñas" parecían volar hacia él, con los
brazos abiertos y se fundieron en una abrazo enternecedor y muy cariñoso. Senén
lloraba de alegría al sentirse abrazado por sus dos "angelitos"... Rita lloraba
de verle a él...



-Eternecedor, dijo con sarcasmo Paquita, su estirada nuera,
mirando a Julio- Por favor, no empecemos.. la rogó camionando hacia su padre.



Tia Riiita!!!, gritaron Natalia y Angelica, corriendo hacia
ella..



Hola papá.. Hola hijo -se abrazaron-



¿Qué le pasa a la "Marquesa"?..¿Ni siquiera va a saludarme?.



Por favor, papá, ya sabes como es Paqui...



Si que lo sé, una arpía que va a acabar contigo como te
descuides, -la miraba fijamente-, ella se metió dentro del coche.. Entraron en
la casa...



Ehh!, papá, mira lo que ha comprado el abuelo..



Vaya!, si has comprado un televisor y un equipo de música.



¿Qué os creiais, Tú y "La Marquesa estirada"?, que mis nietas
no iban a tener entretenimiento.. Julio.. me das pena, Qué poco me conoces!!!..



De vuelta en el coche, Julio se lo comentó a Paqui.



Ya es hora que un poco de progreso entrara en el poco juicio
del "Palurdo Vejestorio". Por favor Paqui.. Julio arrancó el coche y se marchó,
pensando en ¿Cuál era el motivo por el que su mujer, odiaba tanto a su
padre?......



Senén, se puso frente a sus nietas, estaban preciosas,
Natalia de 14 años y Angelica de 12, (precisamente ese mes de julio celebraría
su 13 cumpleaños),las dos rubias, de ojos verdes una, azul-grisaceos la pequeña,
Las niñas volvieron a abrazarse a su abuelo, que sentía el profundo cariño que
esas criaturas le profesaban... Pasaban muchísimas horas, dando largos paseos
por el campo, viéndolas jugar, montando en bicicleta; Las había comprado para
ellas, pese a que ellas le reiteraban que no las necesitaban, que para ser
felices bastaba con tenerle a él... Senén oía sus explicaciones y las
contemplaba feliz, mientras de sus ojos escapaban lagrimas de alegría...



¿Ya duermen?.



Si, por fin se han quedado dormidas, -Rita se acostó desnuda
en la cama y se abrazó a su hermano-, han tardado un poco porque estaban muy
excitadas por el viaje.



Senén, por toda respuesta, se abalanzó sobre la caliente
Rita, devorando sus boca.., acariciando sus gordas tetas con una mano (la otra
manipulaba su chocho con maestria). Y así, en silencio, dieron comienzo a una
noche de placer de (Celo Veraniego, como decía Senén, provocando la risa de
Rita), antes de acostarse juntos, esperaban a que las niñas estuvieran muy
dormidas, no había problema por la mañana, ya que acostumbraban a levantarse
cuando amanecía y Ellas, dormian a esas horas.....



Las construyó unos columpios, y los colgó de las ramas del
arbol favorito de ellas. Los días transcurrían muy felices entre abuelo y nietas
divirtiéndose de lo lindo, pero un buen día, mientras Senén las impulsaba en su
columpio, observó que Natalia (la mayor), echaba su culito al borde de columpio,
de manera que terminó empujándola de la "grupita", en vez de la tabla sobre la
que estaba sentada. Varias veces, obligó a la chiquilla a sentarse bien, pero
ella se resistía, hasta que ante la insistencia del abuelo, le dijo abiertamente
que le gustaba que le pusiera las manos en su culito, a lo que Senén con mucho
tacto", se escabulló, dejando que las niñas jugasen solas.



Un día se le ocurrió llevarlas al rio, conocía una zona en la
que había remanso que no entrañaba peligro y las chiquillas podían refrescarse y
jugar a placer. Esa mañana se pusieron sus bañadores y unos vestiditos cómodos y
se alaejaron camino del rio, oyendo las recomendaciones de la tía Rita.
Caminaban una a cada lado de su abuelo, el cual, sabiendo lo que les gustaban
las "chucherias", llevaba los bolsillos cargados de golosinas. De esa forma,
sólo tenían que meter las manos en sus bolsillos y extraer los "dulces".



Rápidamente, dejaron caer sus vestidos al suelo y con sus
"bikinies" vistosos empezaron a chapotear y jugar en el agua, salpicando en
todas direcciones. Senén, se agachó para recoger sus vestidos y se sentó sobre
una roca, con las piernas estiradas, embargado por la felicidad, las observaba
sonriendo.. Natalia empezaba a convertirse en una "mujercita, pensó viendo lo
desarrollados que estaban sus pechos, en cambio, Angelica, todavía era más niña
y más traviesa, sobre su pechito, nacían dos florecientes "bultitos", que el día
de mañana serían dos preciosos senos, las caderas se marcaban perfectamente en
ambas, siendo más acusadas las curvas en Natalia, que tenía más cuerpo de
mujer... Aahhh!, suspiró Senén, los "diablillos", se estaban convirtiendo en
"mujercitas" y cada año más.. No pudo evitar entristecerse al pensar si dentro
de 3 o 4 años, como mucho, ellas querrían seguir viniendo a verle...



¡Tóma! Abuelo, me molesta, Angélica le lanzó la parte de
arriba de su bikini y con sus "limoncitos" al aire, salió corriendo hacia el
agua. Natalia se acercaba también, llevaba sus manos a la espalda.



¡Tóma! Abuelo, también me molesta, y le pasó el sostén del
bañador.



¡La Osa!!.. respingó Senén al contemplar el par de magnificos
pechos que su nieta le mostraba con una sonrisa, eran más grandes de lo que
había pensado, sus aureolas rosadas, destacaban sobre el color blanco de su
piel, pero lo que le llamó la atención fueron los dos pezones, más oscuros de
color, completamente tiesos y muy duros (por el agua, imaginó).



¡Vamos Natalia!, -su hermana la reclamaba-.



Espera!.. quiero hacer un pis.. Yo también!, dijo Angelica
uniéndose a su hermana.



Sin ningún pudor, las dos, situadas a sólo dos pasos de su
abuelo, se agacharon y ahuecando las braguitas del bañador por un lado, dejaron
sus tiernas hendiduras al aire. Senén se sintió muy violento, al verlas de esa
forma.. Mira! Abuelo Natalia ya tiene "pelitos", decía Angélica mientras frotaba
su mano sobre el coñito de su hermana y a esta, no pareció importarle, al revés,
complacida también se dedicó a frotar el imberbe chochito de su hermana pequeña
y a continuación comenzaron a orinar las dos, salpicándose las manos, sonriendo
con picardía a su abuelo, que sin darle más importancia al suceso y llamándolas
cochinas las obligó a lavarse las manos en el rio..



Al poco volvieron a su lado, Angélica metió la mano en su
bolsillo en busca de más "golosinas".. "lo siento cariño, no quedan más",
intentando retirar la manita curiosa, pues notaba que se acercaba
"peligrosamente" a su miembro, lejos de retirarse, Angelica, siguió hurgando con
su manita por el fondo del bolsillo, desoyendo las protestas de él, hasta que al
final sus dedos se toparon con el miembro del abuelo, lo palpó y lo sujetó el
glande exclamando:



¡¡Vaya!!, si tiene un "chupachus" (Natalia metió la mano por
el otro en busca del caramelo que mencionaba su hermana), Senén protestó,
agarrando sus bracitos para retirarlos, pero las dos le tenian bien "agarrado"
por la "punta",



CONTINUARA......


 



Relato: El abuelo (I)
Leida: 14524 veces
Tiempo de lectura: 11 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno