webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Veteranas

Relato: Veteranas

  

Eran las doce de la noche de un sábado y no había armado
ningún programa.


Como tenía una calentura impresionante decidí ir a ver a
Susana, una profesional de primer nivel a la que acudía en casos de urgencia. La
llamé y arreglamos para la una. Tenía su departamento muy bien puesto en un piso
veinte y era un placer extra contemplar la ciudad mientras te echabas un polvo o
te hacía una impresionante mamada.


Después de mí subió al ascensor una señora a la que no presté
mucha atención, estaba ensimismado pensando en el impresionante ojete de Susana.


Volví a la realidad justo en el momento en que,
simultaneamente, el ascensor se detenía y quedaba a oscuras.


-¡Ay! -gritó la mujer- ¿qué pasó?


-No tengo idea –dije- se abrá cortado la fuerza motriz.


-Que miedo me da -comentó mientras se acurrucaba al lado mio-
disculpame, pero estas cosas me asustan muchisimo.


Le dije que no se hiciera problemas y que se tranquilizará,
seguramente no sería nada grave y se solucionaría enseguida. Intenté buscar el
botón de alarma pero me fue imposible, practicamente estaba inmovilizado por que
no dejaba de agarrarme apretandomé cada vez más fuerte.


-Quedate tranquila -insistí.


-Si, si -contestaba sin soltarme y moviendosé nerviosamente.


En un momento sentí el roce de su mano en mi verga, al
instante se repitió y luego la dejó apoyada en mi bragueta.


Me dije si eso la tranquiliza, a mí no me molesta. Intenté
recordar como era pero le había prestado tan poca atención que sólo registre que
se trataba de una mujer grande, de más de cincuenta años.


La presión de su mano surtió efecto, se me empezó a parar la
pija. Sin decir una palabra, al sentir como se iba endureciendo, me bajó el
cierre y la sacó. Empezó a pajearme mientras gemía en mi oido. Cuando consideró
que había alcanzado una consistencia apetecible, se puso de rodillas y
metiendoselá en la boca, comenzó a mamarla.


Siempre había fantaseado con cojerme una veterana pero por
más que lo había intentado, nunca se me dió. Ahora impensadamente se me estaba
haciendo realidad y como la chupaba muy bien, me relajé y la dejé hacer.


Fué una mamada extraordinaria, me chupó hasta la última gota.
Nunca me la habían tratado tan bien con la boca. Ni siquiera Susana que era una
experta profesional.


Apenas tuve tiempo de guardarla cuando se prendió de nuevo la
luz.


-Disculpame, pero el pánico me produce una pulsión sexual que
no puedo contener -dijo la mujer.


-No te preocupes, la verdad que estuvo muy buena la chupada
-contesté convencido de lo que decía.


-¿En serio te gustó? ¿Querés que la sigamos en casa?
–preguntó insinuadoramente.


Ante tal oferta no me podía negar, sobre todo ahora que la
había visto bien. Tendría unos 55 años pero un cuerpo que envidiarían muchas
jóvenes. Estaba elegantemente vestida y con el toque justo de maquillaje para
resaltar su condición de señora.


Entramos al departamento, muy prolijo y con detalles en la
decoración que reafirmaban su buen gusto, y me ofreció una copa. Por un momento
pensé que se trataría de una profesional, en ese edificio había muchas, pero
enseguida me dí cuenta que estaba equivocado.


Se llamaba Elsa y era viuda. Su marido la había dejado en una
buena posición económica y además dirigía una escuela de danzas que era, según
ella junto con coger, la pasión de su vida.


Si bien la oscuridad despertaba sus instintos sexuales, la
luz no los inhibía. Al contrario parecía que el contacto visual la potenciaba.


-Es mucho más linda y grande de lo que me pareció en el
ascensor -dijo al verme la pija parada.


Para mí también verla desnuda fué una motivante sorpresa. Si
bien estaba un poco rellenita, la firmeza de sus carnes, producto de la danza
sin duda, la hacían una mujer con un componente tremendamente sexual.
Contrariamente a lo habitual en las bailarinas, Elsa tenía un excelente y gran
par de tetas.


En la cama me empezó a mamar acomodandosé para que yo pudiera
retribuirla chupandolé la concha, cosa que hice con mucho agrado, como siempre
porque soy un gustoso mamador de conchas.


Luego de un momento de mutuos lenguetazos que nos puso a tono
se la metí y comenzamos la garchada. Era una máquina de coger, gozaba casi
continuamente. No se cuantos orgasmos había tenido cuando me pidió que le
hiciera el culo.


-Me encanta, hacémelo bien hondo, con todo.


-Seguro,quedate tranquila que te voy a meter hasta las bolas,
ya vas a ver.


Estabamos en eso, yo con la verga enterrada y observando como
se le fruncía el ojete al compás de mis entradas y salidas y ella gimiendo de
gozo, cuando oí que se abría la puerta de la habitación.


-¿Que pasa aquí? Parece que mi hermanita tiene un bomboncito
y se lo está comiendo solita.


-Pensé que dormías -contestó Elsa entrecortada ya que yo no
cesaba de cojer.


-Si, dormía pero me despertaron tus acabadas de yegua puta.


-No seas mal hablada y vení . Pedro, te presento a mi
hermanita Lucrecia-me dijo Elsa.


La hermanita ya estaba en bolas, me dió un beso y se subió a
la cama. Era menor pero no mucho y estaba también realmente buena aunque era de
un estilo más vulgar que Elsa.


-Humm. Que buena verga tenés, guardame un poquito para mí.


Se acomodó para que Elsa le chupara la concha y así seguimos.
Yo ya no daba más entre la presión que ejercía el ojete de Elsa en mi pija e
incentivado por la mamada de concha que estaba presenciado.


-No sabés lo buena que está -le dijó Elsa a la hermana
levantando la cabeza- ¿La querés probar?


-Si, me muero de ganas.


Se invirtieron las posiciones y Lucrecia pasó de chupada a
chupadora mientras yo me disponía a penetrarle la vagina.


-Haceme el culito primero.


Culito era un decir porque era un tremendo culazo, más grande
que el de Elsa y tenía el agujero tan dilatado que la poronga entró sin ningún
esfuerzo. Evidentemente era una experimentada cogedora anal.


-Chicas, estoy a punto de acabar ¿quién quiere la leche?
-pregunté caballerescamente al rato de bombearle el culo a Lucrecia.


-Acabá con Elsa, que yo después me desquito.


Volví a meterla en el culo de Elsa mientras ellas hacían un
69 y Lucrecia me acariciaba las bolas. Acabé llenandole el ojete de guasca,
cuando la saqué Lucrecia me la agarró y con la lengua la limpío toda, hasta la
última gota.


-Vení, vamos a mi cuarto así la dejamos descansar a Elsita.


-Si chicos vayan, yo no doy más, me voy a dormir. Hasta
mañana.


Yo tampoco daba más pero Lucrecia se las arregló para tenerme
despierto y adentro de ella casi toda la noche.


Era insaciable, no podía tener un agujero vacio asi que
cuando yo se la daba por el orto, ella se metía un porongo de latex en la
concha, que mudaba al culo cuando mi pija cambiaba de agujero.


Con la boca cuando no me la chupaba, no paraba de gemir y de
hablar. Era tan mal hablada que hasta me impresionaba a mí, que no soy ningún
exquisito.


Salvo el gusto por coger, no tenía nada que hiciera suponer
que era hermana de Elsa. Por su incontinencia verbal me enteré que en realidad
eran medio hermanas. Su padre, viudo cuando ella era muy chica, se casó con la
madre de Elsa, también viuda. Se criaron juntas y se adoran, pero cada una es
como es.


También me enteré que al ascensor no fue un accidente.


-Tiene una gran habilidad, primero apaga la luz y enseguida
apreta el botón de frenar y abre un poco la puerta de adentro para que nadie
pueda llamarlo, siempre lo hace cuando sube con algún pendejo como vos que la
calienta. Vienen a lo de alguna de las putas que hay en el edificio. ¿A quien
venías a ver vos?


-A la del piso veinte.


-Saliste ganando, te ahorraste la guita, te cojiste a dos
veteranas putonas que además, modestia aparte, están requetebuenas, ¿no es
cierto?.


La verdad es que tenía razón, con Susana me hubiera hechado
un polvo y nada más, en cambio con ellas tuve una noche de fiesta y gratis.


A las ocho de la mañana, despúes de mi cuarto polvo con ella
preparó un desayuno sensacional para recuperar fuerzas y fue a despertar a Elsa.


Estabamos comiendo y charlando divertidamente cuando Lucrecia
dijo:


-Elsita, se me acaba de ocurrir una idea genial, hoy va a
venir a almorzar Roxana para festejar su cumpleaños. ¿Que te parece si le
decimos a Pedro que invite a dos amigos y nos hacemos una fiesta completa? A
Roxana le va a encantar, con lo puta que es.


-Que idea genial –dijo Elsa– ¿vos podés conseguir a alguien
que venga?


-Si –dije pensando en Roberto y Marcelo.


-Bueno llamalos ya –me dijo ansiosa Lucrecia


Llamé a Roberto, que es madrugador, y después de ponerlo
rapidamente al tanto de la situación le encargué que lo llamara a Marcelo.


-No se si va a poder, es domingo y almuerza con los padres,
pero no te hagas problema a alguien con ganas de coger voy a conseguir.


-Confio en vos, caete alrededor de la una. -le día la
dirección y me despedí.– Listo chicas, asunto arreglado.


-Barbaro –dijo Lucrecia– bueno vos anda a dormir un rato que
debes estar muerto y tenés que recuperarte así a la tarde podés repartir pijazos
y leche a lo loco.


-No seas guasa –le dijo Elsa– el chico se va a asustar.


-Quedate tranquila, después de una noche con Lucrecia no me
asusta nada de lo que pueda decir.


Me fuí a dormir, que falta me hacia, mientras que ellas
preparaban el almuerzo. Pero antes me enteré que Roxana era la mejor amiga ambas
y la querían agasajar con todo en su cumpleaños número 54, también me enteré que
era brasilera aunque hacía muchos años que vivía aquí, que se había casado con
un argentino, del que estaba separada, que era contadora y que tenía una hija
que era una mulata sensacional. En consecuencia Roxana era negra, con lo que se
me cumpliría otra de mis fantasías, coger con una mujer de color. A pesar de la
excitación que esto me producía enseguida me dormí.


-Pedro, llegaron tus amigos –decía Elsa mientras me
despertaba.


Medio dormido me levanté y cuando los vi me desperté de
golpe. No estaba Marcelo. A Roberto lo acompañaba el burro Ledesma, a quien
llamaban así no por su falta de inteligencia, precisamente.


-¡Sos loco! –le dije llevandolo aparte– como lo traes al
burro


-Y que querés, fue al único que conseguí, pero quedate
tranquilo no va a pasar nada, estas veteranas deben tener la concha bien
estirada.


Ledesma era un muchacho macanudo, buen amigo, pero tenía un
problema, la pija más grande, en todo sentido, ancho y largo, que se puedan
imaginar. Una vez se la medimos y no lo podíamos creer, tenía 26 centímetros de
largo y una circunferencia de 20.


Lo que aparentemente podría ser motivo de envidia, para el
era un problema. No había muchas mujeres, ni siquiera profesionales, que se la
bancaran y la mayor parte de las veces terminaban pajeandoló.


-Sabes que pasa, son tipas macanudas y no quiero tener ningún
problema con ellas.


-Quedate tranquilo, el burro es macanudazo, a lo sumo tendrá
que hacerse una paja.


Ese día no paraba de tener sorpresas, cuando llegó Roxana
casí se me para el corazón pero por suerte sólo se me paró la pija.


Era una negra impresionante, grandota con un par de melones
increíbles y un culo, famosos son los culos brasileros, que hacía honor
sobradamente al país de origen. Cumplía 54 pero no aparentaba más de 40. A
partir del momento en que la ví no pude dejar de pensar en los polvos que me iba
a echar con ella. La preocupación por Ledesma quedó en el olvido.


Además de buenas garchadoras, Lucrecia y Elsa eran eximias
cocineras. El almuerzo estuvo exquisito. Acompañado por un buen vino y una
conversación intencionadamente sexual hizo caldear el ambiente a tal punto que
terminamos tomando el café todos en bolas.


-¡Que es eso! –exclamó jocosamente Lucrecia cuando vió la
poronga de Ledesma tremendamente erecta.–Pibe vos sos un anormal, esa pija a mi
no me cabe ni en la boca. –y uniendo la palabra a la acción se la agarró,
consiguiendo introducirse sólo la mitad del glande.


-¡Ay burrito, a mi me encantaría comertela pero, sin
ofenderte, me parece que me voy a quedar con las ganas! -dijo Elsa modosamente.


-Ustedes son unas mariconas –fue el comentario de Roxana
mientras se reía– en lugar de enfrentar el desafío, arrugan. ¿Tenés algún
antepasado negro?


-Que yo sepa, no –contestó timidamente mientras dejaba que
Roxana se la acariciara.


-Disculpenmé –dijo Lucrecia– ustedes van a pensar que yo
estoy en pedo, irme con tanta pija dura, pero tengo que dormir un rato, estuve
toda la noche de joda y toda la mañana cocinando, no doy más. Por favor alguno
de ustedes despierteme en tres horas con una buena chupada de concha, chau.


-Vení Roberto, vamos a la cama –dijo Elsa llevandoseló
agarrada de la pija.


Roxana ya estaba de rodillas chupandosela a Ledesma
apoltronado en el sofá. Como era bocona podía meterse la cabeza y un poquito más
pero para el burro eso era el sumum, no se si no era la primera vez que se la
mamaban. Me sente al lado del burro y enseguida manoteo mi pedazo pajeandomé.


Nos chupaba y pajeaba alternadamente.


-Pedrito, cogeme, por favor, necesito sentir la concha llena
–me pidió en un momento.


Siguió mamandoselá a Ledesma mientras yo me arrodille atrás y
se la daba en posición de perrito. El espectaculo era impresionante. Tenía la
sensación de estar en una película de Stagliano. Ese culo merecía una película y
una pija, así que se la saqué de la concha y se la apoye en el ojete que
rapidamente la hizo desaparecer dentro de el. Después de un rato Ledesma se la
metió en la vagina y yo, que no se la había sacado del orto, sentí la presión
que ejercía al penetrarla tal pedazo de carne. Roxana casi ni se inmutó y
disfrutaba cada segundo a juzgar por la cantidad de orgasmos que tenía.


-Cambiemos de posiciones -dijo Roxana- quiero que me hagas el
culo Ledesma.


-¿Estás segura? –preguntó asustado el burro


-Me muero de ganas, dale no tengas miedo que no sos el primer
burro que me monta.


Ahora sentí la sensación de que se le achicaba la vagina
cuando Ledesma le penetró el culo.Tal fué la presión y tanta mi calentura que
enseguida estuve a punto para acabar.


-Dame tu leche en la boca -me pidio Roxana cuando se lo dije.


Me la exprimió. Hasta la última gota no dejó de
succionarmela. Tranquilizado por la acabada decidí dedicarme a mirar el
espectaculo que era el burro haciendole el orto. Era increible ver como se la
sacaba dejandole sólo la punta adentro y lentamente se la volvía a meter hasta
que su panza chocaba con las nalgas de ella, quedando afuera no más de dos
centimetros. Repetía el movimiento una y otra vez acompañado por un suave gemido
de Roxana que tenía en su cara un gesto de máxima placidez.


Era un expectaculo conmovedor y excitante. Enseguida se me
empezó a parar la pija de nuevo.


En ese momento vinieron Elsa y Roberto y también se quedaron
asombrados de que tremenda pija estuviera tan comodamente encajada en el ojete
de Roxana. Elsa sintió el impacto y al ver que yo la tenía parada, me la empezó
a chupar, enseguida se plegó Roberto y despúes de unos lambeteos Elsa quiso que
la penetraramos los dos a la vez. Yo me encargué del culo y Roberto de la
concha. Estabamos ocupados en eso cuando escuchamos al burro decir que iba a
acabar.


-Acabame adentro, llename el culo, por favor, llenameló de
leche –pedía desesperada Roxana.


La acabada de Ledesma fué interminable. Cuando se la sacó,
ella fue corriendo al baño taponandosé con una mano el culo que, a pesar del
cuidado, igual chorreo algo de guasca.


Nosotros seguimos con lo nuestro mientras el burro se tiró en
el sofá agotado y satisfecho. Cuando volvió Roxana se sentó al lado de él
mirando como nosotros atendíamos a Elsa.


-Ay querido, que bueno que estuvo. Que cantidad acabaste, en
lugar de echarme un polvo me hiciste una enema –le dijo sonriente.


Con Roberto acabamos casi al mismo tiempo dejando tan
satisfecha a Elsa que después de varios minutos de quedarse tendida en la
alfombra, seguía con una sonrisa en los labios.


Era hora de despertar a Lucrecia, tarea que le encomendamos a
Ledesma mientras nosotros preparabamos la merienda.


Parece que la chupada de concha del burro fue muy buena
porque cuando vinieron a merendar Lucrecia no tenía más que gestos y palabras de
halago para él.


El tema de conversación de la merienda fue el pedazo de
Ledesma. Elsa le conto a Lucrecia como Roxana se la había comido por el culo y
ambas le preguntaban cosas.


El burro no cabía en sí de orgullo cuando escuchaba lo que
decía Roxana sobre las sensaciones inigualables que sintió con la poronga
adentro y yo, la verdad, me sentía muy contento por él. No sólo había podido
coger, también era reconocido y halagado por sus dotes.


-A mi me gustaría probarla, pero me da miedo –dijo Elsa.


-Yo ni loca, a lo sumo le haría una paja y me tomaría la
leche. –comento Lucrecia.


La conversación fué caldeando los animos y todos estabamos
dispuestos para la fiesta, que ahora sí, sería completa porque hasta torta y
velitas había.


-Quiero ver como te hace el ojete el burro –le dijo Lucrecia
a Roxana.


Ledesma se acomodó y lentamente se la fue metiendo hasta
perderse adentro del orto. Lucrecia después de observar un instante, caliente
como una yegua, me pidió que se lo hiciera a ella, cosa que enseguida imitaron
Elsa y Roberto.


-¿Querés probarla? –le dijo Roxana a Lucrecia –es algo digno
de no perderse.


-Me asusta.


-Dale, animate, despues de todo te estás comiendo la de Pedro
que tampoco es chica.


-Pero está dentro de lo normal.


-Y bueno metelo al burro dentro de lo normal. –le contestó
Roxana mientras hacia salir a Ledesma. –vení metesela a ella.


Yo le dejé el lugar, pero antes de que el burro se la metiera
Roxana le untó el ojete que ya estaba bastante dilatado con una crema lubricante
con algo de xilocaina que tenía en la cartera. Con asombro vimos como poco a
poco fue entrando la pija del burro en ese ojete. Lucrecia al principio amagó
resistirse pero tranquilizada por Roxana, que después nos enteramos había
iniciado en el sexo anal a ambas, poco a poco la fué recibiendo toda.


Incentivada por el gesto de placer de Lucrecia y por el clima
de calentura que invadía el ambiente, Elsa también se animó y fué felizmente
penetrada por Ledesma que, cosa que nunca había soñado, se había hecho tres
ortos en un día.


-Tenías razón Roxana, el orto no se rompe, se estira. Nunca
pensé que me podía tragar semejante trozo, esa pija es increible –fué el
comentario de Elsa, compartido por Lucrecia, luego de recibir una descarga
infernal de semen en el orto.


La fiesta siguió como hasta las doce de la noche hora en que
ya no dabamos más, para que tengan una idea mi última acabada en el culo de
Roxana fué de una sola gota, y ademas al otro día había que trabajar.


Pero todo no terminó ahí. Formamos un grupo muy unido y la
verdad que las chicas eran de fierro, tanto para coger como para cualquier otra
cosa. Cuando alguno las necesitaban, ellas estaban ahí, igualmente nosotros con
ellas. Las fiestas se repitieron, cada quince días o a lo sumo un mes, nos
recluiamos un fin de semana para disfrutar de buena compañía, y,
fundamentalmente, de buenas cogidas y mamadas.


A partir de ese día al burro Ledesma se le cambió la vida.
Roxana se lo llevó a vivir con ella, cosa que le vino muy bien anímica y
económicamente, ya que redujo sustancialmente sus gastos. Estimulado por ella
volvió a estudiar y logró terminar su carrera, que casualmente era la de
ciencias económicas. Y como si esto fuera poco se cogía normal y simultaneamente
a Joana, la hija de Roxana, una mulata infernal y glotona como la madre, de la
que también pude disfruar ya que era participante casi habitual de nuestras
fiestas.


Como feliz corolario Ledesma terminó siendo socio de Roxana
en su estudio contable y, cuando Joana quedó embarazada de alguno de sus novios,
caballerescamente el se hizo cargo y se casó con ella.


Bueno, tengo que dejar de escribir porque, casualmente, hoy
nos reunimos con las chicas. Seguramente sera la ultima fiesta de Joana antes de
que nazca el bebe.


PD. Recibo criticas y halagos, escribanme.


 



Relato: Veteranas
Leida: 5899 veces
Tiempo de lectura: 13 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno